Ordenado nuevo sacerdote en la Diócesis de Trujillo

14
Nov
2022

Trujillo. El pasado 12 de noviembre de 2022 fue ordenado sacerdote, Jean Carlos Godoy Ruza, por imposición de manos y oración consecratoria de Mons. José Trinidad Fernández, obispo de la Diócesis de Trujillo. La ordenación sacerdotal se realizó en el sector La Vega de Guaramacal, amplia zona rural montañosa y cafetalera del municipio Boconó, con la asistencia aproximada de 500 personas provenientes de los caseríos aledaños. La solemne eucaristía inicio a las 11:00 am y fue concelebrada por 14 sacerdotes

Es la primera ordenación sacerdotal que se celebraba en las comunidades de Guaramacal y también la primera que el obispo diocesano confería en la diócesis después de su llegada hace un año. La decisión del pastor diocesano en cuanto a presidir la ordenación en las parroquias de origen coincidió con el anhelo del joven diácono quien llegó hace unos meses después de cursar estudios teológicos en el semanario Palafoxiano de Puebla en México.

Mons. Fernández manifestó a su llegada, ante los medios de comunicación, su alegría al presidir por primera vez en aquel lugar una ordenación sacerdotal. Recodó que de aquella zona era oriundo el conocido sacerdote trujillano Fidel Hidalgo y con Jean Carlos son dos los hijos sacerdotes de Guaramacal. También informó que en el seminario Mayor de Trujillo se están formando unos 60 jóvenes que aspiran al sacerdocio e hizo un llamado para que los jóvenes trujillanos, con inquietud por la vocación sacerdotal, se animen a responderle al Señor con alegría.

Jesucristo: origen y modelo del sacerdocio

El obispo diocesano, durante la homilía, explicó el sentido del sacerdocio católico fundado en el sacerdocio eterno de Jesucristo el Señor. “Cada sacerdote es un signo o sacramento de Cristo cabeza de la Iglesia”, dijo el obispo. “Jesucristo es el punto de arranque de nuestra fe, el origen de nuestra Iglesia, el centro de referencia para nuestro camino. Lo que él hizo y ordenó, es lo que marca la identidad de lo que creemos y vivimos. Él y solo Él, es el Sumo y Eterno Sacerdote, origen y modelo de nuestro sacerdocio.”

También recordó Mons. Fernández que “dicho ministerio instaurado por el Señor y cuidado por la Iglesia desde los apóstoles tiene como objetivo fundamental el servicio. Somos servidores del Señor en el amor e invitamos al pueblo de Dios a ser sus amigos. Por lo tanto, nuestra entrega debe mostrar la misericordia y la alegría del Señor. “Dios nos ha elegido para que vayamos felices dando frutos que ayuden a todos a caminar juntos. Solo en el amor podemos construir una Iglesia sinodal, guiados por el espíritu de Dios”.

Destacó el pastor diocesano la dignidad que tiene el sacerdote y también la gratísima responsabilidad, pues esta vocación no se basa en las capacidades de la persona, sino en la elección divina para estar al servicio del cuerpo de Cristo que es la Iglesia.

“Querido Jean Carlos: oramos como comunidad eclesial para que tu sacerdocio sea como el de Cristo, que brille en tu vida la humildad y sencillez, la verdad y la alegría de ser un servidor en la Iglesia de los misterios de Cristo, para que muchos hombres y mujeres encuentren la salvación que nos hace caminar sinodalmente siendo constructores de la fraternidad universal del amor. Amén”, concluyó el obispo.

Cercanía y agradecimiento

Una vez hechas las promesas sacerdotales y el canto de las letanías, el obispo confirió el sacramento del orden con la oración consecratoria y la imposición de las manos. Ya revestido con sus ornamentos litúrgicos sacerdotales y habiendo recibido los demás signos presbiterales, el padre Jean Carlos se incorporó al altar mayor y concelebró la eucaristía con su obispo y sacerdotes presentes.

Antes de concluir la ceremonia litúrgica el neo sacerdote expresó su alabanza y gratitud hacia el Señor. También recordó a Monseñor Oswaldo Azuaje, anterior obispo de feliz memoria, agradeció a sus formadores tanto del semanario mayor de Trujillo como a los del Palafoxiano en Puebla de Méjico. Tuvo palabras de sincera gratitud por la cercanía paternal del obispo José Trinidad Fernández Angulo y su visita para presidir allí el solemne acto.

Un afecto especial mostró el padre Jean Carlos por su familia allí presente, sus vecinos y las comunidades de Guaramacal. “Esta comunidad, este pueblo, es un tesoro para mi” dijo el neo presbítero. Aprovechó para donar y hacer entrega de los libros y ornamentos litúrgicos que se usan para celebrar las misas y solicitó al pastor diocesano que, en la medida de sus posibilidades, analice la asignación de un sacerdote propio para las comunidades de Guaramacal como ya lo tuvieron en una ocasión.

También destacó la presencia de los seminaristas y especialmente los del curso propedéutico, del cual es su director. Agradeció así mismo al coro Fe y Esperanza de la zona pastoral de Boconó quienes se encargaron de los cantos litúrgicos y a la televisora local Tele Boconó por la grabación y transmisión de la ceremonia litúrgica.

La primera misa solemne del padre Jean Carlos se celebró el domingo 13 de noviembre de 2022, en su comunidad de La Fila de Guaramacal a las 11 de la mañana.

Prensa CEV
Nota de prensa Diócesis de Trujillo
14 de noviembre de 2022

Comentarios