Sínodo 2023: Elaboraron documento para la Fase Continental

04
Oct
2022

El encuentro de expertos de distintas partes del mundo, celebrado en Frascati, Italia, del 21 de septiembre al 02 de octubre, constituye un punto señal en el camino sinodal que vive la Iglesia. Al final de los trabajos, el Papa Francisco los recibió en audiencia privada. Compartimos el testimonio del teólogo venezolano Rafael Luciani, perito de la Secretaría General del Sínodo.

Vaticano. «Nos presentamos ante Usted al final de una experiencia eclesial única y extraordinaria que nos ha hecho conscientes de la riqueza de los frutos que el Espíritu está produciendo en el santo Pueblo de Dios. Nos sentimos realmente asombrados por las maravillas que Dios está haciendo en su Iglesia”. Esta es una parte de las palabras que el Cardenal Mario Grech, Secretario General del Sínodo, dirigió al Papa Francisco durante la audiencia privada que el Pontífice concedió, en la tarde de este domingo 2 de octubre, a los participantes en la reunión de redacción del Documento para la Etapa Continental del Proceso Sinodal.

Como reporta un comunicado de prensa de la Secretaría del Sínodo, alrededor de 50 participantes de todo el mundo se reunieron, del 21 de septiembre al 2 de octubre, en el Centro Juan XXIII, de Frascati, ciudad italiana ubicada en la provincia de Roma.

El objetivo de la reunión fue escuchar, dialogar y discernir a partir de las síntesis sinodales elaboradas en la consulta del Pueblo de Dios. “Adoptando el método de preservación espiritual, durante los doce días de trabajo, los ‘expertos’ redactaron el Documento para la Etapa Continental”, subraya la nota.

Las 112 síntesis nacionales procedían de las Conferencias Episcopales (de un total de 114), pero también las de las Iglesias Católicas Orientales, las Congregaciones Religiosas, las Asociaciones y Movimientos Eclesiales, los Dicasterios y las contribuciones individuales recibidas en la Secretaría General del Sínodo. “¡Una respuesta sin precedentes por parte de las Iglesias locales!”, afirmaron.

¿Cómo se desarrolló el encuentro?

En Frascati, los asistentes se dividieron en reuniones plenarias o grupos de trabajo según la pertenencia geográfica, el estatus social o el género. En primer lugar, identificaron las “tensiones generadoras”, tal como surgieron en las síntesis, y, en segundo lugar, llegaron a la redacción del Documento, con dos borradores, lecturas cruzadas, debates y correcciones.

Se prestó especial atención a la preparación espiritual de los participantes y a la liturgia, con la celebración diaria de la santa misa y distintos momentos de oración para abrir y acompañar el proceso. Desde el organismo vaticano dedicado a encabezar el proceso sinodal, destacan que el encuentro fue presidido conjuntamente por el Cardenal Mario Grech y el Cardenal Jean-Claude Hollerich, Relator General de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos.

A este grupo de redacción, compuesto por hombres y mujeres, obispos, sacerdotes, religiosos y laicos, se unieron el 30 de septiembre los miembros del XV Consejo Ordinario del Sínodo de los Obispos. “El discernimiento realizado, tanto por el gran número de participantes como por el método adoptado, resulta unicum para la Secretaría General del Sínodo”, afirma el comunicado.

¿Cómo sigue el camino sinodal?

El Documento para la Etapa Continental fue elaborado simultáneamente en italiano e inglés, aprobado por el Consejo y entregado al Papa. Se hará público a mediados de octubre y se enviará al mismo tiempo a todos los obispos como acto de restitución al pueblo de Dios, de acuerdo con la nota de prensa.

La audiencia con el Pontífice

Entre los miembros que acudieron a la reunión en Frascati, se encuentra Rafael Luciani, teólogo venezolano, quien comparte la experiencia ante los micrófonos de Vatican News. Luciani destaca que el Papa Francisco ha tenido “un gesto muy cercano, muy fraterno” de recibirnos, y puntualiza que el mensaje que les transmite va en la dirección de un “apoyo muy importante” al proceso que se está efectuando.     

“Es un proceso de escucha y discernimiento”, acota Luciani. El teólogo puntualiza que uno de los aspectos centrales que el Papa siempre ha manifestado es que la Iglesia necesita renovarse, emprender un camino de reforma y, para ello, este sínodo no es una responsabilidad de dos o tres o de un grupo, «sino de todos y todas en la Iglesia», enfatiza Luciani. De este modo, el proceso podrá representar las voces, los problemas, las inquietudes, para que la Iglesia sea la Iglesia de la escucha, del discernimiento y derive en toma de decisiones que respondan a los signos de los tiempos actuales.

Un tiempo de Kairós

Luciani observa que el llamado ha tenido una respuesta masiva como nunca antes en la historia de la Iglesia, con la participación de personas no solo cristianas, sino también agnósticas y de otras creencias que han enviado contribuciones a la Secretaría del Sínodo. Si bien es un «momento de Kairós», el experto reconoce que también constituye «mucha responsabilidad», pues deja claro que la escucha continúa con la fase continental hasta llegar a la fase universal con la reunión de octubre de 2023.

Es «un ejercicio que pone a toda la Iglesia en actitud sinodal», porque «supone aprender nuevas prácticas de escucha, discernimiento, de compartir a través del cara a cara».

Según Luciani, un elemento importante de este proceso es el involucramiento de distintas comunidades e individuos a quienes se les ha pedido su parecer sobre la institución eclesial. «Es el proceso más importante después del Concilio Vaticano II que abre una nueva posibilidad de lectura de los tiempos actuales», insiste el perito de la Secretaría General del Sínodo. 

Se trata de un eslabón más en el camino hacia una Iglesia más cercana, más fiel a Jesús. Por este motivo, Luciani recordó el decreto Unitatis redintegratioen el que se establece que «Cristo llama a la Iglesia peregrinante hacia una perenne reforma, de la que la Iglesia misma, en cuanto institución humana y terrena, tiene siempre necesidad hasta el punto de que si algunas cosas fueron menos cuidadosamente observadas, bien por circunstancias especiales, bien por costumbres, o por disciplina eclesiástica, o también por formas de exponer la doctrina —que debe cuidadosamente distinguirse del mismo depósito de la fe—, se restauren en el tiempo oportuno recta y debidamente».

Luciani resalta que Francisco retoma esta cuestión de la reforma en su exhortación apostólica Evangelii gaudiumEn efecto, el Obispo de Roma dice que «el Concilio Vaticano II presentó la conversión eclesial como la apertura a una permanente reforma de sí por fidelidad a Jesucristo».

Prensa CEV
Nota de Vatican News
04 de octubre de 2022

Comentarios