Mons. Pablo Modesto dirigió reflexión en Solemnidad de Pentecostés

05
Jun
2020

Guasdualito.- “Cuando llegó el día de Pentecostés estaban todos juntos en el mismo lugar, de repente del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y lleno toda la casa donde estaban reunidos” Así comienza la inspiración de Monseñor Pablo Modesto en su mensaje «Buenas Nuevas» con motivo de la Solemnidad de Pentecostés que es difundido por diferentes medios de comunicación social de la Diócesis de Guasdualito.

Este domingo 31 de mayo de 2020, el Obispo de Guasdualito, envió su mensaje de Buenas Nuevas a los habitantes de la Diócesis de Guasdualito, al Territorio Nacional y a Colombia con quienes construyen lazos y puentes de integración con el Slogan “Somos Uno”.

“Hemos celebrado la fiesta de Pentecostés que es la fiesta en el que el Espíritu Santo derramó sus dones a los apóstoles hace más de 2.000 años. Hoy los sigue derramando sobre todos y cada uno de nosotros en particular, capacitándonos para el seguimiento del anuncio de las buenas nuevas del Señor a toda la humanidad” expresó el Prelado.

Además dijo que son muchos los dones que nos ofrece Dios, pero sin embargo que la tradición ha insistido en 7 dones que se consideran fundamentales como desempeño del creyente, dando así una explicación muy cercana de cada uno de los dones del Espíritu Santo

“El don del entendimiento, tiene que ver con entender lo que otras personas nos dicen, pero también de entender la palabra de Dios, dice la carta a los Corintios que nadie puede decir que Jesús es el Señor sino es bajo la acción del Espíritu Santo, se trata de entender las verdades de la fe. El don de la ciencia, la palabra ciencia vienen de la palabra cernir, cernir la harina, cernir la arena, separar la piedra de la arena, discernir entre lo bueno y lo malo, pero también entre el querer de Dios y entre el no querer de Dios, en el padre nuestro ya lo decimos hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, se trata de discernir la voluntad de Dios. El don de sabiduría, saber y sabor son palabras que tienen la misma raíz, que podamos saborear la belleza de la palabra de Dios a la hora de evangelizar, se trata de saber hablar sabroso, saber captar la atención de los oyentes, saber contagiar de las propias convicciones – continuó diciendo el Obispo – El don del consejo, que importantes es que un creyente entienda cómo poder enfrentar una situación complicada, cómo resolver un problema, lograr convencer a una persona en un momento dado de su error, es algo muy difícil, por eso necesitamos la asistencia del Espíritu Santo. El don de la fortaleza, no se trata solo soportar, se trata de mantenernos con dignidad ante las adversidades, la pérdida de un ser querido con la posibilidad de ser contagiado con la pandemia de coronavirus.

Finalmente explicó el don de piedad y el don de temor de Dios, el primero decía que ser piadoso es disfrutar de las cosas de Dios, en la celebración de la misa, en la lectura de la palabra de Dios, en la oración, en la meditación, en el encuentro íntimo con Jesucristo en la comunión, y en el segundo expresó que, como dicen los Proverbios quien teme al Señor aborrece lo malo, el temor a Dios no es miedo a Dios, sino tenerle consideración, respetarlo, porque nos debemos a él” puntualizó Monseñor Pablo.

“Que la bendición de Dios con sus dones, les den a nuestra vida sentido como propiciación de la verdadera paz y que nuestra Señora del Carmen Patrona de la Diócesis de Guasdualito, interceda como protectora y cobijo en tiempos difíciles y complicados».

Prensa CEV
Nota de prensa Diócesis de Guasdualito
05 de junio de 2020

Comentarios

Dejenos su comentario