La inculturación no es una dimensión opcional de la liturgia. A los 60 años de la Sacrosanctum Concilium

08
Dic
2023

Vía ADNCELAM

Las Comisiones Episcopales de liturgia de América Latina y el Caribe y  un grupo de especialistas y referentes en la materia, vivieron del 4 al 7 de diciembre un itinerario programático y reflexivo sobre la vida litúrgica en el Continente.

Un encuentro que además de conmemorar los 60 años de la Constitución Apostólica Sacrosanctum Concilium en la sede del Celam; analizó la realidad de la formación, la inculturación y la pastoral litúrgica en nuestra región, profundizando en sus fundamentos y compartiendo propuestas de acción, para caminar juntos en el fomento de la vida litúrgica de los pueblos del continente, lo que aparece descrito en el mensaje final del Encuentro.

Acompañado por Mons. Aurelio García subsecretario del Dicasterio para el Culto Divino y la disciplina de los sacramentos, el encuentro no se apartó de la consideración de la liturgia como fuente y cumbre de la vida cristiana, dando prioridad a la formación litúrgica frente a la que constatan «hay fortalezas en todas las regiones y en los diferentes ministerios que participan de la liturgia,” un motivo para dar gracias a Dios.

Para los liturgistas del Continente, aunque la formación existente es buena, es prioritario seguir «profundizando en esta dimensión, ofreciendo nuevos espacios que vinculen el estudio de la liturgia con nuestra realidad y responda a las necesidades de las diversas regiones, desarrollando de este modo un pensamiento litúrgico latinoamericano».

Sin embargo, frente a este proceso advierten sobre las dificultades, los retos por superar, particularmente entre quienes hacen el camino de preparación académica y personal hacia la consagración a la vida sacerdotal. «La formación litúrgica en los seminarios tiene todavía mucho por mejorar, sobre todo atendiendo a su abordaje desde una teología litúrgica a la luz de los principios de la reforma conciliar,» aseguran.

La invitación de los liturgistas está dirigida a las generaciones de jóvenes y niños a que conozcan la liturgia, su lenguaje y la riqueza de sus símbolos, para que «conociéndola puedan amarla, de manera que participando mejor de las celebraciones puedan cultivar la vida cristiana en todo su esplendor».

Reflexiones, posturas y experiencias que motivan en principio la creación de una comisión encargada de promover el trabajo en red de todos los actores de la pastoral litúrgica en América Latina y el Caribe, bajo la coordinación del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM). 

«Esperamos que este Encuentro nos ayude a reavivar el asombro por la belleza de la verdad de la celebración cristiana, a recordar la necesidad de una auténtica formación litúrgica y a reconocer la importancia de un arte de la celebración, que esté al servicio de la verdad del misterio pascual y de la participación de todos los bautizados, cada uno con la especificidad de su vocación».

Dejenos su comentario