Diócesis de Maracay conmemoró XV aniversario de muerte de su tercer Obispo

15
Jul
2020

Maracay.- El día martes 14 de julio de 2020 se conmemoró el XV aniversario de muerte de Mons. José Vicente Henríquez Andueza, III obispo de la Diócesis de Maracay. A las 3:00 de la tarde en la cripta de los obispos en la Catedral de Maracay, el Pastor diocesano Mons. Enrique Parravano realizó un responso en compañía del Pbro. José Gregorio Bracamonte. Vicario General, y el Pbro. Jesús Díaz, Párroco de la Catedral. La lectura de la semblanza estuvo a cargo del Seminarista Pedro Carreño.

 Mons. José Vicente Henríquez Andueza nació en valencia el 28 de enero de 1928, hijo de Salvador Henríquez y Josefa de Henríquez. Entró al seminario menor de la Vega, Caracas desde 1938 a 1942. Hizo su año de noviciado preparatorio a la Congregación religiosa en el noviciado Santa María, allí cursó Filosofía durante tres años. A finales de 1948, es enviado a Turín, Italia, y estudia en la facultada de filosofía de la Pontificia Universidad Salesiana. Después fue enviado a Roma a cursar estudios teológicos en la Pontificia Universidad Gregoriana, donde obtiene el título de licenciado en sagrada teología.

Es ordenado Sacerdote el 17 de diciembre de 1955 por el Cardenal A. Samore. Fue consagrado Obispo el 27 de septiembre de 1980, y el 27 junio de ese mismo año fue nombrado Auxiliar de Barinas. El 12 de junio 1985 fue elegido Secretario General de la Conferencia Episcopal Venezolana y obispo auxiliar de Caracas. El 27 de junio de 1987, Mons. José Vicente Henríquez Andueza, fue nombrado como tercer Obispo diocesano de Maracay. De sólida cultura humanística y eclesiástica lograda con sus estudios en universidades pontificias en Roma en los que alcanzó máximas distinciones académicas. En el país fue el último sacerdote venezolano que se graduó de Doctor en Filosofía en la Universidad Central de Venezuela. Tomó posesión canónica de la diócesis el 29 de agosto de 1987.

Su episcopado se caracterizó por incrementar las pastorales, de manera muy especial, la Juvenil y la Vocacional. Continuó la campaña por las vocaciones sacerdotales que había emprendido Mons. Feliciano González; puso empeño e hizo realidad la construcción de las I y II etapas del Seminario diocesano en la urbanización La Floresta. Se interesó en enviar sacerdotes nativos a estudiar en universidades pontificias de Italia y España. Reactivó las Conferencias del Clero y los retiros espirituales anuales para los sacerdotes diocesanos. Cabe destacar que Mons. José Vicente ordenó diacono y sacerdote a nuestro sexto obispo, Mons. Enrique Parravano.

Fue un obispo muy pastoral que estuvo siempre atento a orientar y aconsejar a sus sacerdotes. Su prematura e irreversible enfermedad le llevo a solicitar de la Santa Sede la designación de un Obispo auxiliar, lo cual fue atendido con la designación en 1997 de Mons. Reinaldo Del Prette Lisott como Obispo coadjutor con derecho a sucesión.

La actuación de Mons. Del Prette al lado de Mons. Henríquez es digna de reconocimiento. Se constituyó en un eficiente colaborador, prudente, caritativo, disponible, servicial, lo que propició para que Mons. Henríquez delegara en él, ampliamente, el gobierno de la diócesis hasta cuando le correspondió renunciar, de acuerdo con las disposiciones del Código de Derecho Canónico por haber cumplido 75 años de edad. Murió en Caracas el 14 de julio de 2005 y recibió sepultura en la catedral de Maracay, presidiendo el Sr. Cardenal Rosalio Castillo Lara la solemne concelebración de la misa exequial.

Prensa CEV
Nota de prensa Diócesis de Maracay
15 de julio de 2020

Comentarios