Cardenal Semeraro: José Gregorio Hernández «fuente de consuelo y orgullo para el pueblo venezolano»

23
Mar
2021

Caracas.- El Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, comentó en entrevista los aspectos que destaca del futuro beato venezolano, el Venerable José Gregorio Hernández. Afirmó que el ‘Médico de los Pobres’ «tiene mucho que decir a todos y es una fuente de consuelo y orgullo para el pueblo venezolano».

«José Gregorio Hernández Cisneros es un médico que vivió generosamente la misión laical de consagrar el mundo a Cristo, trabajando al servicio de los pobres y de los que sufren, con la gratuidad del amor. Hay fronteras que resisten la evangelización, reductos casi inaccesibles donde la única página del Evangelio que viene leída todos los días es el testimonio de buenos cristianos», indicó el Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos. «José Gregorio vivió el Evangelio haciéndolo accesible a todos, mostrándose como una verdadera y exquisita síntesis de contemplación y acción».

«Debido a su inclinación monástica», continuó diciendo «había decidido ingresar en la Orden de San Bruno en la Certosa di Farneta con el nombre religioso de Marcelo ¡una coincidencia felizmente providencial para mí!», manifestó el prelado. «Por razones de salud tuvo que renunciar a esta perspectiva y luego también al deseo de ser sacerdote diocesano, ¡los planes de Dios!, regresando a la docencia universitaria y a la profesión médica, donde brilló por la caridad entre la gente y por la competencia en el campo académico».

«Un hombre así tiene mucho que decir a todos y es una fuente de consuelo y orgullo para el pueblo venezolano», afirmó el Cardenal Semeraro. «En Cristo, el Verbo se hizo carne. Y Cristo sigue haciéndose presente en sus fieles discípulos, como el Doctor José Gregorio.»

Proceso de Beatificación

Sobre el proceso de Beatificación, el Prefecto para la Congegación de la Causa de los Santos explicó que «después de que el Papa Francisco autorizó al Dicasterio a promulgar el decreto super miro sobre una curación milagrosa atribuida a la intercesión del Venerable José Gregorio, solo queda formalizar la fecha y proceder con el rito de Beatificación. Estas decisiones deben cubrir muchos aspectos y hoy también abordar los problemas que la pandemia en curso ha complicado aún más».

Consideró que esto «también puede considerarse como un signo de los tiempos: en los últimos años de su vida, el Doctor Hernández participó activamente en el tratamiento de los infectados por la epidemia española; ahora su beatificación madura justo cuando el mundo está afligido por una pandemia. Veo en este hecho un motivo más para esperar superar la difícil emergencia que estamos viviendo.»

El Cardenal señaló que la Beatificación se realizará «en el momento oportuno», y que este tiempo de espera «es precioso porque permite a la Iglesia local llamar la atención de los fieles sobre el testimonio del Doctor José Gregorio y el carácter ejemplar de su conducta. Incluso, se ofrecen oportunidades, diría yo, online para la catequesis basada en la vida del futuro Beato». Añadió que la ceremonia de Beatificación, «podrá enriquecerse con grandes frutos espirituales para el pueblo de Dios, animados a cooperar cada vez más con la gracia y a crecer en la conciencia de la cercanía de Cristo, nuestro verdadero tesoro de santidad».

Causas venezolanas en la Congregación

«Cada Causa de Beatificación y Canonización tiene dos fases: la fase diocesana, que se desarrolla en el lugar donde se inició la investigación, y la fase romana, que se realiza en el Vaticano», indicó el Cardenal Semeraro, y detalló que en la actualidad, hay 22 causas venezolanas en curso, de las cuales 13 en la fase diocesana y 9 en fase romana. «Hay 3 beatos para quienes se espera que se examine un posible milagro en vista de la Canonización; 2 Venerables, entre ellos el Doctor José Gregorio; y 17 Siervos de Dios. Entre todos estos candidatos a la Canonización hay una presunta mártir, mientras que los demás siguen el camino de las virtudes».

En cuanto a la Beata Carmen Rendiles, comentó que «hace un mes llegaron a Roma los Actos procesales sobre un supuesto milagro atribuido a su intercesión, pero evidentemente todo debe ser examinado con detenimiento por los distintos órganos competentes (Médicos, Teólogos, Obispos y Cardenales) antes de que el Santo Padre pueda expresarse”.

José Gregorio Hernández y la paz

Como un mensaje para Venezuela, el Cardenal Marcello Semeraro se refirió a las circunstancias de fallecimiento del Médico de los Pobres. «Poco antes de su muerte, el Doctor José Gregorio había ofrecido su vida al Señor por la paz en el mundo», señaló. «Se había recientemente salido de una sangrienta guerra mundial y era difícil llegar a un acuerdo para un equilibrio internacional basado en la justicia. El 28 de junio de 1919 se firmó el Tratado de Versalles que estableció las condiciones para una pacificación. El Doctor Hernández se mostró muy feliz por este evento, que acogió casi como una respuesta del Señor a sus oraciones y su ofrenda. Llama la atención que el día después de la firma del Tratado, el futuro Beato devolvió su alma a Dios por un accidente automovilístico, después de comprar medicinas para los pobres.»

«Antes de ser nombrado Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos», continuó diciendo el prelado, «fui miembro de este Dicasterio. Durante más de diez años y siempre he podido ver que los Santos y los Beatos son artesanos de la paz e interceden por la reconciliación en todos los niveles: en las familias, en la sociedad, entre las naciones. Quisiera que de esta Beatificación florezcan retoños de paz y de justicia, que son precisamente esos frutos por los que el Doctor José Gregorio había ofrecido caritativamente su vida al Señor».

Sobre la misión del dicasterio, afirmó que «la Congregación para las Causas de los Santos trabaja con buenas nuevas. Al servicio de la Iglesia y del Santo Padre, estudiamos posibles modelos de vida cristiana donde se evidencia que la fe en Jesús llena la vida de esperanza y amor, haciendo mejores a las personas y la decisión de los pueblos».

«La misión a la que el Santo Padre me ha llamado consiste precisamente en acompañar este discernimiento, para que esté en sintonía con el Espíritu Santo y contribuya al bien de la Iglesia y de la humanidad. Y comprenderá cuán delicada es la tarea de Prefecto de este Dicasterio». Añadió que «en el progresivo alejamiento de Dios, la pandemia y el sufrimiento personal ponen a prueba la confianza de muchos. Entonces, estoy seguro de que mi trabajo y nuestra tarea puede ser un rayo de esperanza para la Iglesia y para el mundo entero», concluyó.

Prensa CEV
Con información de Aleteia
23 de marzo de 2021

Comentarios