Pbro. Rafael Borges en la II ANP: Una parroquia misionera respira con el servicio evangelizador de la caridad

09
Jul
2022

Caracas.-La mañana del sábado 09 de julio de 2022, segundo día de la II Asamblea Nacional de Pastoral, tuvo lugar la ponencia del Pbro. Rafael Borges, SDB, titulada “El horizonte del camino: conversión pastoral y los sueños de la parroquia”. Durante su ponencia, el Pbro. Rafael Borges señaló “siete llamadas de atención” en el camino de la conversión pastoral en las comunidades parroquiales “en salida evangelizadora hacia sus periferias geográficas, sociales y existenciales”.

Los siete “llamados de atención” para la conversión pastoral

El primer llamado para la comunidad parroquial es el ser misionera reconociendo que “el Evangelio que anuncia también la llama a una conversión constante en el servicio creativo de la misión evangelizadora”; el segundo, el descubrir que “el anuncio de Jesucristo al que se dedica una comunidad parroquial, nace en el encuentro vivo con Él y su Evangelio” y la tercera llamada, refiere a que una comunidad parroquial en salida evangelizadora “se reconoce en los caminos de comunión que recorren sus hogares cristianos, las comunidades de fe conformadas por los vecinos” que “va conformando con paciencia su sentido corporativo de Iglesia, porque se sueña Iglesia, Cuerpo de Cristo”.

Como cuarto aspecto, señaló que la comunidad parroquial misionera, “respira con el servicio evangelizador de la caridad en el esmero comunitario por el cuidado de la vida con la diligencia solidaria, especialmente con los más necesitados” y en quinto lugar dispuso el celebrar la fe “con la alegría del Evangelio, con devoción agradecida por el amor redentor de Jesucristo que nos reta a la conversión pastoral y comunitaria”. El Pbro. Borges afirmó que el sexto llamado es a dedicarse al anuncio del Evangelio “a todos, con todos y entre todos” pues “en una comunidad parroquial misionera, se generan iniciativas audaces para llegar a los alejados, a quienes no conocen a Jesucristo o lo han rechazado”.

Por último, el séptimo llamado es a “cuidar los caminos de su conversión, avivando siempre el deseo ardiente por el Evangelio”. “Un sueño casi aclamado”, expresa el sacerdote, “es el del acompañamiento pastoral (…) El Espíritu Santo nos invita a promover una pastoral que acompaña, donde todos puedan expresarse y ser escuchados sin prejuicios, para reconocernos parte de la vida de la Iglesia”.

Testigos de Cristo por el Bautismo

Durante su ponencia, el Pbro. Borges recordó que el Documento Base con el que se motivaron las jornadas de discernimiento pastoral “nos presenta la provocación de los sueños; los deseos que nos inspiran caminos evangelizadores propios de comunidad parroquial misionera” y expresó que el planteamiento de estos sueños “nos refiere a la intencionalidad con la que deseamos orientar el porvenir pastoral” para esbozar “respuestas pertinentes a los desafíos con los que nos va retando el entretejido social venezolano en el que deseamos que siga aconteciendo el anuncio gozoso del Reino de Dios”.

Manifestó el sacerdote que durante el tiempo de pandemia que no permitió la fecha convenida para la celebración de la ANP en el año 2020, “se fueron desarrollando unos procesos muy significativos en el discernimiento pastoral universal de la Iglesia” que “enriquecieron oportunamente nuestro discernimiento en curso”, y se refirió a distintos documentos de la Iglesia Universal publicados entre los 2019 y 2022, que han iluminado el caminar en este trienio. “Nuestro recorrido lo reconocemos como una larga y profunda experiencia de conversión eclesial en sinodalidad”.

El Pbro. Rafael Borges se refirió al ser testigos de Cristo asumiendo el compromiso bautismal “como don personal y don comunitario”, pues “el impulso que se necesita para el desarrollo de una comunidad parroquial misionera en salida, requiere la memoria de sus profundas raíces tecnológicas (…) nos exige ahondar en nuestra vivencia bautismal” recordando que “en Cristo los bautizados somos su Iglesia” y que “participamos con Cristo en la misión de anunciar la comunión de Dios con la humanidad y con toda la creación redimida”.

La parroquia, comunidad de comunidades

Afirmó que “en nuestros sueños por una comunidad parroquial misionera para los nuevos tiempos; hay una riqueza y variedad propia de pentecostés” e invitó a acudir “a los sueños de Jesucristo” pues “con sus sueños, seguramente encontraremos modos de seguir aupando los nuestros”; y destacó que esos sueños se resumen en la oración del Padre Nuestro. “La comunidad parroquial misionera se reconoce en una fraternidad convocada con toda la variedad y diversidad de las personas y grupos humanos que la conforman”. El sacerdote resaltó que “la parroquia es la amplia comunidad de comunidades, en las que en contextos culturales definidos, entre todos desarrollamos en forma visible, cercana y cotidiana el misterio de la Iglesia que somos”

Refiriéndose a los asambleístas, expresó “nos reúne la tarea de seguir construyendo en Venezuela nuestras comunidades parroquiales misioneras para los nuevos tiempos (…) En medio de tanta prueba social que nos reta, con dolor e indignación a veces, es una gracia de Dios el reconocer que nos venimos apoyando como Pueblo de Dios en camino, con el respaldo de una fe sostenida, de una esperanza confiada y en una caridad diligente” e invitó al “cultivo paciente por parte de todos, pastores y fieles, en los variados ministerios”. Finalmente, afirmó que “la cosecha que vamos recogiendo, es fruto de la permanente conversión en la mentalidad según la espiritualidad de comunión, para el impulso de los procesos oportunos, con el cambio en las estructuras y el acompañamiento de gestión”.

Prensa CEV
09 de julio de 2022

Comentarios

Dejenos su comentario