Parroquias de acogida en la II ANP: Espacios de encuentro y comunión

09
Jul
2022

Caracas.- Al concluir el primer día de la II Asamblea Nacional de Pastoral, dedicada al momento metodológico de la “escucha”, los asambleístas se dirigieron a las parroquias de acogida, en las que compartieron junto a las comunidades espacios de encuentro y comunión.

Edisson Mujica, laico de la Diócesis de Los Teques, comentó sobre su experiencia en la parroquia de acogida San Antonio de Padua de la misma circunscripción eclesiástica: “Más allá del momento masivo que representa esta II Asamblea Nacional de Pastoral, siempre rescato que el momento íntimo de reunirnos nos permite compartir experiencias reales que han marcado la vida pastoral de nuestras diócesis”.

Por su parte, Miguel Barraez, coordinador de Pastoral Juvenil en la Diócesis de El Tigre, quien se encuentra alojado en la parroquia María Madre del Redentor en Caracas, expresó que “venir de una diócesis más pequeña y nueva, a una arquidiócesis más grande, es una experiencia distinta en ese compartir juntos del camino que recorremos, edades, ciudades, experiencias”. Añadió que son “áreas pastorales distintas, pero de eso se trata estar aquí, de conocernos y construir de nuestras realidades iniciales una acción pastoral concreta que dé respuesta a una Iglesia misionera en salida para los nuevos tiempos”.

De igual forma, Gregorio Áñez, de la Pastoral de Misiones en la Arquidiócesis de Coro, hospedado en la parroquia San Pablo El Ermitaño del Seminario Castrense del Ordinariato Militar de Venezuela, comentó: “descubrimos en un proceso de escucha mutua las necesidades y experiencias de los jóvenes que allí se forman y que es desconocida para muchos laicos en el territorio nacional” y destacó que conocieron “las muchas necesidades espirituales y pastorales que los jóvenes compartían”, entre ellas, “la necesidad de aumentar la práctica sacramental en la fuerza armada”. “Nos explicaban cómo hacen Iglesia en salida (…) en este caso, la Iglesia debe ir a un ambiente diferente al ser militar, pues deben convertirse en evangelizadores sobre todo en la promoción humana para luego complementar la parte espiritual.”

Ana María Briceño, de la delegación de Trujillo, desde su experiencia en la parroquia de acogida en Macarao de la Arquidiócesis de Caracas, expresó que “pudimos experimentar su vocación de servicio al poder compartir cómo se han incorporado con alegría comunitaria a la experiencia de sinodalidad” y resaltó “cómo los jóvenes se han apropiado de los espacios para dar a conocer la belleza espiritual que nos lleva a revitalizar nuestras comunidades.”

Al finalizar la jornada del segundo día los asambleístas retornarán a sus parroquias de acogida para continuar profundizando en las reflexiones comunitarias.

Prensa CEV
09 de julio de 2022

Comentarios

Dejenos su comentario