07 de octubre: Fiesta de Nuestra Señora del Rosario

07
Oct
2020

Caracas.- Cada 07 de octubre, la Iglesia celebra la festividad de la Bienaventurada Virgen María del Santísimo Rosario, en honor a la aparición de la Madre de Dios ante Domingo de Guzmán (hoy santo) en 1208. Se mostró ante él con una camándula en las manos, y con ella, le enseñó el rezo del Santo Rosario.

Domingo difundió esta oración entre las tropas cristianas, quienes se encomendaron a Dios con el rezo del Rosario antes de la Batalla de Lepanto el 7 de octubre de 1571, y obtuvieron la victoria. El entonces Papa Pío V, instituyó la fiesta de “La Virgen de las Victorias”en agradecimiento por este acotecimiento.

Años más tarde, el Papa Gregorio XIII cambió el nombre de la solemnidad al de Nuestra Señora del Rosario y Clemente XI propagó la devoción en occidente. Posteriormente San Pío X fijó la festividad para el 7 de octubre y es de él la conocida frase: “Denme un ejército que rece el Rosario y vencerá al mundo”.

El Papa León XIII, devoto a esta advocación mariana, consagró el mes de octubre al Santo Rosario e incluyó el título “Reina del Santísimo Rosario” en las letanías a María.

Aparición a Santo Domingo

Domingo de Guzmán, sacerdote español que había viajado a Francia para anunciar el evangelio, se encontraba preocupado por la conversión de los albigenses; un movimiento religioso que proclamaba la existencia de dos dioses, uno del bien y uno del mal, y que la salvación solo se alcanza con el rechazo total a todo lo material.

Ante estas ideas contrarias al mensaje redentor de Jesucristo y a la fe cristiana que profesa creer en un solo Dios, Domingo se interna en un bosque y pasa tres días y tres noches en oración continua. Entonces, aparece ante él la Madre de Jesús, junto a tres doncellas del cielo, y pronuncia estas palabras:

“- ¿Sabes tú mi querido Domingo, de qué arma se ha servido la Santísima Trinidad para reformar el mundo? Pues sabes que la pieza principal de la batalla ha sido la salutación angélica, que es el fundamento del Nuevo Testamento. Por tanto, si quieres ganar para Dios esos corazones endurecidos, reza mi salterio”, reveló la Santísima Virgen.

‘Sólo si la gente considera la vida, muerte y gloria de mi Hijo, unidas a la recitación del Avemaría, los enemigos podrán ser destruidos. Es el medio más poderoso para destruir la herejía, los vicios, motivar a la virtud, implorar la misericordia divina y alcanzar protección. Los fieles obtendrán muchas ganancias y encontrarán en mí a alguien siempre dispuesta y lista para ayudarles’. Aunado a tal anuncio, María prometió abundantes gracias para quienes rezaren el Santo Rosario, reseñadas en los escritos del Beato Alano de la Roca.

Prensa CEV
07 de octubre de 2020