UNESCO lidera la reconstrucción cultural de Beirut

13
Ago
2020

Vaticano.- El organismo de las Naciones Unidas ha movilizado a las principales organizaciones y expertos culturales del Líbano y a la comunidad internacional para coordinar medidas de emergencia a corto y largo plazo a fin de salvaguardar el patrimonio cultural de la ciudad, gravemente dañado por las trágicas explosiones del 4 de agosto.

En un momento de gran crisis económica -también exacerbada por la pandemia- las explosiones en el puerto de Beirut no sólo causaron cientos de víctimas y miles de heridos, sino que también infligieron graves daños a algunos de los distritos más históricos de la capital, a los principales museos, galerías y lugares religiosos.

Salvar el patrimonio cultural

La UNESCO responde a la solicitud de apoyo de la Dirección General de Antigüedades del Líbano, encabezando la movilización internacional para la recuperación y reconstrucción de la cultura y el patrimonio de Beirut, sobre la base de la evaluación de las necesidades técnicas de la Dirección General y el Plan de Acción Internacional para la Cultura en la capital libanesa. “La comunidad internacional ha enviado una fuerte señal de apoyo al Líbano después de esta tragedia”, afirmó Ernesto Ottone R., Subdirector General de la Agencia de las Naciones Unidas para la Cultura. “La UNESCO se ha comprometido a liderar la respuesta en el ámbito de la cultura -continuó- que debe ser una parte fundamental de un esfuerzo más amplio de reconstrucción y recuperación”.

Evaluaciones iniciales de los daños

Según una evaluación inicial de Sarkis Khoury -Director General de Antigüedades del Ministerio de Cultura del Líbano-, al menos 8.000 edificios se vieron afectados, muchos de ellos concentrados en los barrios antiguos de Gemmayzeh y Mar-Mikhaël. Unos 640 son edificios históricos y de ellos, 60 estarían en riesgo de colapso. El impacto de la explosión también es grave en el Museo Nacional de Beirut, el Sursock y el Museo Arqueológico de la Universidad Americana de Beirut. El mismo destino toca a muchos otros espacios culturales, galerías y sitios religiosos.

Defendiendo la vida cultural

El Dr. Sarkis Khoury subrayó la necesidad de una urgente consolidación estructural e impermeabilización para prevenir más daños debido a las inminentes lluvias de otoño. Para salvaguardar la vida cultural, también se se ha llamado a la adopción de medidas de emergencia, involucrando en a artistas, profesionales, artesanos y custodios de la tradición y de la cultura tradicional.

La cultura, una fuente de esperanza

La reunión del 10 de agosto para coordinar la movilización marcó el primer paso en el compromiso permanente de la UNESCO para garantizar que la rica vida y patrimonio cultural de Beirut pueda seguir sirviendo de fuente de fortaleza y resistencia para el pueblo libanés, ya duramente afectado por la crisis económica, la pandemia y la tragedia del 4 de agosto.

Entre los asociados en la reunión figuraban la Alianza Internacional para la Protección del Patrimonio en Zonas de Conflicto – ALIPH, el Centro Regional Árabe para el Patrimonio Mundial (ARC-WH), Blue Shield, el Centro Internacional para el Estudio y la Conservación del Patrimonio Cultural (ICCROM), el Consejo Internacional de Museos (ICOM) y el Consejo Internacional de Museos y Sitios (ICOMOS). También participó el Embajador Sahar Baassiri, Delegado Permanente del Líbano ante la UNESCO.

UNICEF advierte sobre la crítica situación de los niños tras las explosiones

UNICEF afirma que tras las explosiones en Beirut, será necesario rehabilitar las instalaciones sanitarias, las escuelas y las conexiones de agua dañadas, así como proporcionar asistencia de emergencia para las familias más vulnerables, incluidos los trabajadores de la salud y la logística. Marixie Mercado, portavoz de UNICEF en Ginebra, proporciona información actualizada sobre la situación infantil en Beirut.

Estamos muy lejos de tener datos completos sobre las muertes y heridas de los niños tras las explosiones. Hasta ahora, sabemos de al menos tres niños muertos y 31 niños que han necesitado hospitalización. Los socios informan de unos mil niños entre los heridos”, explica Mercado subrayando que algunos niños heridos fueron inicialmente separados de sus familias pero ya han podido reunirse con ellos.

Sin acceso al agua

Por otra parte, los resultados preliminares de las evaluaciones realizadas con los equipos del Establecimiento de Agua de Beirut y del Monte Líbano indican que hasta ahora el suministro de agua no ha sufrido daños significativos. Sin embargo, muchas familias no tienen acceso al agua potable debido a los daños en las conexiones entre las fuentes de agua, los edificios y dentro de los edificios. El grupo WASH coordinado por el UNICEF analizó 558 edificios de un total estimado de 3.000 que fueron afectados. De los 558 edificios, 337 son accesibles, de los cuales 135 no tienen acceso al agua.

Escuelas afectadas

Las evaluaciones posteriores sobre educación indican que 20 escuelas públicas de educación y formación técnica y profesional que albergan a unos 8.000 adolescentes y jóvenes; también se vieron afectadas, además de las 120 escuelas públicas y privadas anteriormente mencionadas.

Asimismo, UNICEF afirma que tras las explosiones, será necesario rehabilitar las instalaciones sanitarias, las escuelas y las conexiones de agua dañadas, así como la asistencia de emergencia para las familias más vulnerables, incluidos los trabajadores de la salud y la logística.

Prensa CEV
Nota de Vatican News
13 de agosto de 2020

Dejenos su comentario