Segunda fase del Sínodo: «Nadie debe sufrir por sentirse excluido de la Iglesia»

29
Ago
2022

Los cardenales Grech y Hollerich, los subsecretarios Becquart y Marín, y el padre Costa presentaron en la Sala de Prensa del Vaticano la Fase Continental del camino sinodal iniciado por el Papa en todo el mundo en octubre de 2021.

Vaticano. No es ni será «un shock» para la Iglesia, ni una herramienta para impulsar «agendas personales» o «cambiar la doctrina, ni es ni será un Parlamento «donde se vota y la mayoría decide lo que se hace» o donde se intercambian palabras vacías y desvinculadas de la realidad de las personas.

El camino sinodal sobre la sinodalidad, que entra ahora en su segunda fase, la continental, y que culminará en 2023 en la asamblea que se celebrará en el Vaticano, tiene un único objetivo: hacer que la Iglesia del mundo camine unida, sin exclusiones ni prejuicios, sino escuchando la voz de todos, para que «nadie sufra por no sentirse acogido y escuchado».

Escuchar

Precisamente escuchar es el terreno en el que las diócesis de los cinco continentes han arado durante casi un año desde el inicio de este itinerario, en octubre de 2021, que el Papa ha articulado -por primera vez en la historia de este instituto deseado por Pablo VI- en tres fases y con una implicación «de abajo hacia arriba». Es decir, a partir del pueblo de Dios.

Un cartel vertical con la imagen del Papa con la mano en la oreja y las palabras en inglés «A synodal Church is a Church that listenens» (Una Iglesia sinodal es una Iglesia que escucha) ha destacado de hecho hoy en la conferencia en la Sala de Prensa del Vaticano, donde ha tenido lugar la presentación de la segunda etapa del camino sinodal, en presencia de un numeroso público de periodistas.

Una Iglesia viva

El secretario general del Sínodo, el cardenal Mario Grech, el relator general, el cardenal Jean-Claude Hollerich, los subsecretarios, la hermana Nathalie Becquart y monseñor Luis Marín de San Martín, y el consultor -el padre Giacomo Costa-, anunciaron los trabajos presentes y futuros e hicieron un balance del material recogido hasta ahora en la primera fase consultiva, que ha contado con la participación directa de los laicos, los fieles y los grupos. Una enorme cantidad de documentación de la que se desprende el rostro de «una Iglesia viva, necesitada de autenticidad y de sanación», como subrayó Grech, explicando que, aunque los resúmenes recibidos de las diócesis del mundo están todavía por profundizar y no siempre «el principio de la consulta se ha aplicado con el mismo cuidado en todas las Iglesias», el primer dato que emerge con claridad -y que no se da por descontado- es el de una gran y entusiasta participación del pueblo de Dios. «Fue impresionante descubrir el entusiasmo y la creatividad de todos estos grupos. Desde las primeras semanas quedó claro que el Espíritu estaba actuando», dijo Hollerich, también presidente de Comece.

Un proceso de ida y vuelta

«La gente nos ha dicho: es la primera vez que la Iglesia nos pregunta qué pensamos», se hizo eco el padre Costa, señalando que la fase de consulta no ha terminado definitivamente, sino que continúa. «El Sínodo no es una oportunidad para hacer una lista de todos los problemas de la Iglesia de forma genérica, estamos tratando de entender cómo avanzar todos juntos para anunciar el Evangelio. No es un proceso lineal, sino de ida y vuelta…».

Incluso el documento que se redactará al final de la fase continental «no será un resumen de cien o más documentos», aclaró Costa, sino una herramienta para «sacar los puntos prioritarios». A continuación, el texto se enviará a todas las diócesis y conferencias episcopales. «No queremos volver a reiterar lo que queríamos decir como en un diálogo entre sordos, sino crecer juntos».

Para Monseñor Marín, el proceso es «irreversible», ciertamente «con diferentes velocidades», pero «rico en matices». «Las aclaraciones son necesarias», dijo, «pero no hay vuelta atrás. Poco a poco se está imponiendo para purificar, renovar y reformar la Iglesia».

Iglesias en países que sufren

No solo eso: el camino del sínodo -señaló la Hna. Becquart- ha visto un fuerte compromiso de los países con situaciones sociopolíticas difíciles.

Para la hermana Xavier, fue emocionante y al mismo tiempo dramático «leer los resúmenes sinodales de países como Nicaragua, Ucrania, Haití, Myanmar, Líbano, República Centroafricana, para descubrir las historias de las iniciativas que han llevado a cabo para la consulta sinodal a pesar de todos los obstáculos, y escuchar las voces de los bautizados en estos países probados».

«Sus alegrías y sus penas, sus sueños y sus visiones de la Iglesia expresadas con franqueza son una experiencia del Espíritu que actúa en la vida de las comunidades cristianas de todos los continentes», dijo.

Grech también dice que aprendió mucho de este contacto directo: «Vi a la Iglesia caminar con la gente que sufre, con los pobres y los marginados. Una Iglesia que soporta, asume, las cargas, los desafíos de la humanidad».

Una Iglesia, en definitiva, «fraternal» porque, reiteró el Cardenal maltés, «sinodalidad y fraternidad son dos caras de la misma moneda. Si somos hermanos, no podemos pretender que mi hermano o hermana no sufra. Debemos aprender a caminar, ayudarnos y apoyarnos».

No hay trastornos

En la misma línea fue la respuesta del cardenal Hollerich a las preguntas -presentadas en la sala principalmente por periodistas estadounidenses- sobre los posibles cambios y convulsiones que el Sínodo puede traer a la Iglesia: «Nuestra tarea no es causar una conmoción en la Iglesia, sino escuchar lo que dice el pueblo de Dios. Entonces hay un discernimiento que no es solo nuestro sino eclesial».

En ese discernimiento para el arzobispo de Luxemburgo «hay muchos elementos, está la llamada a lo nuevo, pero también la tradición de la Iglesia hasta ahora. Es un tema muy complejo que no se puede reducir a posiciones. El modelo del Sínodo es un modelo de consenso eclesial: escuchar lo que el Espíritu dice a la Iglesia y encontrar respuestas. No es un Parlamento en el que se vota y la mayoría decide lo que se hace».

Derecha, izquierda, pero Cristo en el centro

El relator general pidió «ser honestos unos con otros»: «En la Iglesia hay una derecha y una izquierda, pero mi imagen es que caminamos con Cristo, unos a la derecha, otros a la izquierda, unos delante, otros detrás. Lo importante es mirar a Cristo, si siempre lo miro a Él también miro a los demás y a la posición contraria a la mía’. En definitiva, lo que se necesita es «una conversión sinodal», para superar los intereses y las ideas, pero para escuchar, servir, discernir.

El enfoque con las personas homosexuales

De los cardenales Hollerich y Grech también una indicación sobre el enfoque de la Iglesia hacia las personas homosexuales: «Creo plenamente en la tradición de la Iglesia. Y lo importante en este proceso no es el cambio de doctrina, sino la escucha. Escuchar a todo el mundo. Escuchar también el sufrimiento de la gente», dijo el cardenal luxemburgués. El cambio, si acaso, es de «actitud» para ser «una Iglesia en la que todo el mundo pueda sentirse como en casa».

«No soy partidario de cambiar ninguna doctrina, soy partidario de una Iglesia en la que realmente todo el mundo pueda sentirse acogido. Si cerramos la puerta a la gente, empujamos a algunos a la desesperación. Y eso es algo que no queremos», expresó. 

«No podemos excluir a nadie», añadió Grech. «Por eso es importante que caminemos juntos. Pero cuando decimos «una Iglesia de la escucha» significa que no solo el obispo debe escuchar, sino que también el obispo debe ser escuchado. El riesgo, de hecho, es un monólogo por un lado y por otro. Es importante aprender a escuchar: las opiniones, pero también lo que el Espíritu comunica a la Iglesia hoy. Es difícil, pero importante. La Iglesia debe practicar el estilo sinodal, pero nadie debe sentirse excluido, nadie debe sufrir por no sentirse escuchado».

Prensa CEV
Nota de Vatican News
29 de agosto de 2022

Comentarios

Dejenos su comentario