Programa Centralidad de la Niñez gradúa a 130 multiplicadores de ternura y buen trato

25
Ene
2022

ADN Celam. El programa Centralidad de la Niñez inició el 2022 con la ceremonia de graduación de 130 multiplicadores de ternura y buen trato. Un proceso académico de carácter virtual que se desarrolló durante varios meses con el objetivo de promover la cultura del cuidado, así como los protocolos de protección y eliminación de todo tipo de violencia contra niños, niñas y adolescentes del continente.

El curso para multiplicadores de ternura y buen trato hace parte de las acciones de la campaña “0 violencia 100 % Ternura” que contó con el apoyo de Kindermissionwerk a través del Consejo Episcopal Latinoamericano, vinculando a los diferentes socios que desde diversas confesiones religiosas y misiones sociales trabajan por el mismo objetivo: la protección de niños, niñas y adolescentes.

Formarse para compartir

Gracias a este ciclo formativo se podrán generar talleres réplica en 17 países de la región con miras a la creación de una red continental cuyo trabajo debe ser de carácter orgánico, cooperativo y colaborativo.

La expectativa era llegar a 3.000 personas de comunidades de base en todo el continente, proceso que también implicó la certificación de organizaciones, instituciones, iglesias y centros educativos adheridos a la propuesta. No obstante, la cifra se duplicó logrando un alcance de 6.500 personas que ahora se encargarán de ser formadores en las diversas jurisdicciones eclesiásticas de sus países.

Para lograr este objetivo el Programa Centralidad de la Niñez efectuó un convenio con Cebitepal, órgano de formación del Consejo Episcopal Latinoamericano, esto permitió adelantar un plan formativo acorde con las necesidades de los aspirantes a los que se animó para crear equipos de trabajo por cada uno de los países dispuestos a realizar los talleres réplica.

Misiones que nos unen

En su saludo a los graduandos Monseñor Jorge Eduardo Lozano Secretario general del Celam, invitó a los presentes a seguir adelante capacitándose para ser vínculos de ternura en sus comunidades, destacando que este curso permitió constatar el deseo de aumentar el compromiso con la realidad de niños, niñas y adolescentes, lo que debe movernos a ser multiplicadores de la ternura de Dios en las diversas comunidades de fe. El reto es aportar desde la formación y la creación de conciencia entre los actores sociales sobre la necesidad de adoptar otras actitudes y prácticas que favorezcan experiencias alejadas de la violencia que afectan el bienestar de los más frágiles y pequeños.

Por su parte el pastor Harold Segura, representante de World Vision, otro de los socios del Programa Centralidad de la Niñez, resaltó el compromiso de los multiplicadores expresando su alegría por el cierre de este proceso de formación soñado por los miembros del Programa desde hace mucho tiempo, porque consideran la ternura como un referente fraternal y ecuménico que puede hacer una contribución que distinga a todos los seguidores de Jesús, porque comparten el ideal de una crianza con ternura y buen trato aportando a la transformación de la sociedad del continente, permeada por situaciones de dolor y violencia constante donde desafortunadamente los más pequeños de la familia han sido víctimas históricas.

Los contenidos

El curso de formación para multiplicadores de ternura y buen trato se desarrolló en tres momentos con contenidos específicos.

Durante el primer mes los estudiantes revisaron su experiencia personal de crianza, descubriendo sus experiencias propias de violencia y sus vivencias de ternura para identificar en qué medida estas situaciones han determinado su forma de criar a otros y establecer relaciones con los menores de edad.

Mientras que en el segundo mes de formación se abordaron los principios pastorales del buen trato. Como parte de las herramientas de aprendizaje se analizaron algunos casos para poner en práctica conceptos adquiridos como es el caso del ejercicio de los derechos de los menores y la importancia de participar en momentos de encuentro formativos y lúdicos, para que finalmente formularan una estrategia de trabajo conjunto acorde con su realidad lo que sirvió de fundamento para la ejecución del taller réplica.

El cierre de este ciclo formativo abre la posibilidad de nuevas actividades en favor de la niñez del continente siempre dirigidas a padres de familia, cuidadores, agentes de pastoral, docentes y todos aquellos comprometidos con la transformación de la realidad de niños, niñas y adolescentes.

En la ceremonia virtual se hicieron presentes el padre Marco Tulio Gómez, Secretario Ejecutivo de la Federación Internacional Fe y Alegría, el padre Francisco Hernández, Coordinador Regional de Cáritas de América Latina y El Caribe, el pastor Harold Segura, Director de Fe y Desarrollo de World Vision, Lisbeth Souza, Secretaria Ejecutiva del Movimiento con la Niñez y la Juventud, Óscar Pérez Sayago, Secretario General de la CIEC y Marco Laguatasi Secretario Ejecutivo del Programa Centralidad de la Niñez.

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
25 de enero de 2022

Comentarios

Dejenos su comentario