Preocupación del Papa por el Cáucaso: Que prevalezcan la concordia y el diálogo

14
Sep
2022

Vaticano.- No nos acostumbremos a la guerra, elijamos el diálogo, el único camino hacia la paz. El último pensamiento que el Papa deja a los fieles que participaron en la celebración eucarística en el gran espacio del recinto de la EXPO es, una vez más, para todo el mundo sacudido por la guerra en Ucrania y los recientes enfrentamientos en el Cáucaso

Es un saludo cálido y, sobre todo, una sentida acción de gracias la de Francisco al final de la misa ante un público tan vasto como los de la tierra de Asia Central, de la que tantos han venido a escuchar las palabras del Sucesor de Pedro. Está el carácter del pueblo kazajo, está la cuestión de la paz, está la cuestión de la carrera armamentística y está el diálogo, el único camino hacia la paz.

Hermanos y hermanas, autoridades civiles y religiosas del país, y a los ancianos, los enfermos, los niños pequeños: En la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, el Papa convoca a todos, como Pueblo Santo de Dios, y subraya una vez más el compromiso de Kazajstán de «promover el diálogo», un compromiso que -dice- «se transforma en súplica de paz, paz de la que nuestro mundo está sediento».

No nos acostumbremos a la guerra

A partir de aquí, la mirada se amplía a «tantos lugares estropeados por la guerra». Nunca mencionada hasta ahora pero siempre presente en el corazón del Pontífice es la «querida Ucrania”. El Papa habla al mundo y a las conciencias instándoles a buscar verdaderamente la paz, a no ceder al mal ni acostumbrarse a él:

«No nos acostumbremos a la guerra, no nos resignemos a su inevitabilidad. Acudamos en ayuda de los que sufren, e insistemos en que intentemos realmente alcanzar la paz».

Entonces la pregunta que apela a las conciencias de todos.

«¿Qué debe suceder aún, qué cantidad de muertos debemos esperar antes de que las rivalidades cedan el paso al diálogo por el bien de la gente, de los pueblos y de la humanidad? La única salida es la paz y el único camino para llegar a ella es el diálogo». 

Además de Ucrania, a la preocupación del Papa se suma en estas horas lo que ocurre en el Cáucaso entre Azerbaiyán y Armenia en relación con la disputada región de Nagorno-Karabaj, autoproclamada independiente en 1991 tras un conflicto entre ambos países. Hasta la fecha, casi un centenar de soldados han muerto entre Bakú y Ereván en los enfrentamientos fronterizos que comenzaron ayer por la mañana y que se han congelado, al menos en parte, en un alto el fuego acordado bajo una fuerte presión de la comunidad internacional 

El Papa también está informado y sigue la aparición de estas nuevas tensiones: de ahí su llamamiento

«Me he enterado con preocupación de que en estas horas han surgido nuevos focos de tensión en la región del Cáucaso. Sigamos rezando para que el mundo aprenda a construir la paz, también reduciendo la carrera armamentística y convirtiendo los enormes gastos de guerra en ayudas concretas a la población».

Francisco concluyó su saludo nuevamente con una muestra de gratitud: «Gracias a todos los que creen en esto, gracias a ustedes y a cuantos son mensajeros de la paz y la unidad».  

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
14 de septiembre de 2022

Comentarios