Parolin en Sudán del Sur: «Que se cierren las páginas dolorosas»

05
Jul
2022

El Secretario de Estado se trasladó de Kinshasa a Juba, la segunda etapa de su viaje a África en representación del Papa Francisco: «Que haya capacidad de reconciliación y de encontrar acuerdos, esperemos que con las próximas elecciones del 2023 esto se pueda realizar», dijo. Hoy la reunión con Salva Kiir y el primer vicepresidente, Riek Machar

Internacional.- El cardenal Pietro Parolin, que hoy inicia la segunda etapa de su viaje a África en representación del Papa, dice que se fue «renovado por su experiencia en la República Democrática del Congo». El destino es Juba, capital de Sudán del Sur, donde – dijo el purpurado a los medios de comunicación vaticanos que lo acompañan en el viaje – se espera ayudar a conseguir una paz duradera, para que «haya capacidad de reconciliación y se encuentren acuerdos para cerrar esta dolorosa página». Quizás antes de las elecciones generales de 2023.

Momento intenso en la República Democrática del Congo

“La visita a la República Democrática del Congo – subrayó el cardenal horas antes de embarcar en el aeropuerto de Addis Abeba, Etiopía – fue un momento muy bonito, intenso y positivo». Al menos las primeras impresiones confirman que la visita ha servido precisamente para llevar la presencia y el afecto del Papa a la población y a la Iglesia que lo esperaban con tanta ilusión. “Espero que todo esto pueda repetirse en Sudán del Sur», subrayó Parolin y añadió:

“Ciertamente, la situación, incluso la política, es muy delicada. Por eso, como ha hecho siempre la Santa Sede, hay que seguir insistiendo en la paz para que haya capacidad de reconciliación y de encontrar acuerdos para cerrar una página dolorosa. Esperemos que también con las próximas elecciones del 2023 se pueda conseguir”.

Retiro en Santa Marta de los líderes sursudaneses

El Secretario de Estado recordó además el retiro en Santa Marta de abril de 2019, al que asistieron el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, y los vicepresidentes designados, Riek Machar y Rebecca Nyandeng De Mabio. A ellos el Santo Padre, al final de los días de oración y diálogo, en un gesto sin precedentes, se arrodilló para besarles los pies e implorar la paz para el país. «Nosotros – dijo Parolin – nos ponemos en la misma línea que el Papa, precisamente para reiterar esta invitación, esta exhortación, esta oración por la paz».

Saludos en Kinshasa

El Secretario de Estado se despidió de la capital congoleña, Kinshasa, a primera hora de la tarde del 4 de julio, tras celebrar la misa de la mañana con la comunidad del seminario mayor diocesano. Allí saludó y se detuvo a conversar con formadores y seminaristas con los que disfrutó de un momento de fraternidad, mientras se intercalaban algunos cantos. El cardenal también firmó el Libro de Honor, y luego se trasladó a la Nunciatura Apostólica, que lo acogió con gran afecto durante estos tres días.

A toda la «familia» de la Nunciatura, encabezada por monseñor Ettore Balestrero, Parolin dirigió palabras de agradecimiento y ánimo: «Trabajan para el Papa, no lo olviden». Una vez más, el cardenal reiteró el deseo del Pontífice de visitar esos lugares lo antes posible.

El programa en Juba

En la agenda de Juba, la primera cita es por la tarde con la reunión con el presidente de la República, Salva Kiir, seguida por la del vicepresidente primero, Riek Machar. Por la tarde está prevista una reunión con los obispos del país. El 6 de julio tendrá lugar uno de los momentos más significativos de su viaje a Sudán del Sur, es decir, la visita al campo de Bentiu, entre desplazados que viven en condiciones difíciles, con escasos servicios hídricos e higiénicos. El cardenal Parolin celebrará una misa para ellos, y luego se reunirá con los representantes de la ONU y el gobernador.

El 7 de julio será el día de la misa en el John Garang Mausoleum Park, un monumento dedicado al líder del Sudan People’s Liberation Movement Army y primer vicepresidente de Sudán tras los acuerdos de paz. Se trata del mismo lugar donde el Papa iba a celebrar la misa. El Secretario de Estado bendecirá la primera piedra de la nueva Nunciatura Apostólica en Juba y se reunirá con el clero y los religiosos. Al final del viaje, visitará la Universidad Católica y el Centro de la Infancia de Usratuna, una realidad en la que colaboran personas de distintas religiones para la integración de niños discapacitados y la formación de sus familias. El 8 de julio, por la tarde, el purpurado emprenderá su regreso a Roma, donde está previsto que llegue al día siguiente.

Prensa CEV
Nota de prensa Vatican News

Comentarios