Nuncio en Ucrania: «Invocar a María no es magia, es conversión de corazones»

25
Mar
2022

Vaticano.- En el día de la Consagración de Rusia y Ucrania a la Virgen, Monseñor Kulbokas, explica desde Kiev el sentido de la oración. «No se puede pedir la paz y permanecer endurecido», afirma el Nuncio, deseando que pronto católicos y ortodoxos puedan realizar juntos este mismo signo.

Desde la capital ucraniana, Kiev, el Nuncio Apostólico monseñor Visvaldas Kulbokas, uno de los últimos diplomáticos que quedan en el país, explica el valor del acto de consagración a la Virgen María para invocar la paz, celebrado por el Papa Francisco la tarde del 25 de marzo en la Basílica de San Pedro.

Entrevistado por nuestras colegas Antonella Palermo y Svitlana Dukhovych, monseñor Kulbokas hace hincapié en que este gesto de consagración se convierte en «un día luminoso» para su pueblo, ya que invocar a la Virgen María para pedir por la paz, «no es magia, sino un llamado a convertir los corazones».

«Estamos todos invitados a consagrarnos al Inmaculado Corazón de María, lo cual significa el deseo de convertirnos, porque con nuestra conversión comienza la obra de la paz», asegura el Nuncio Apostólico, haciendo hincapié en la importancia de implorar a la misericordia de Dios, que nos conceda el don de la paz que nosotros como humanidad no somos capaces de construir.

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
25 de marzo de 202

Comentarios