Mons. Peña Parra: «El Beato José Gregorio nos abre a la esperanza de Dios»

29
Nov
2021

Vaticano.- En el marco de la Misa celebrada el 28 de noviembre para recibir la primera reliquia del Beato José Gregorio en Téramo, Italia, Monseñor Edgar Peña Parra, Sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, reflexionó sobre la figura de este doctor venezolano, «modelo de esperanza», que aprendió a amar a Cristo en la carne herida de los enfermos y de los pobres. «También nosotros estamos llamados a buscarlo y amarlo en los demás, especialmente en los más necesitados», dijo el prelado.

El domingo 28 de noviembre de 2021, en la Iglesia de María Santísima Reina de la Familia, Téramo (en la región Abruzos), Monseñor Edgar Peña Parra, Sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, presidió una misa con motivo de la recepción de la reliquia del Beato José Gregorio Hernández.

Primera reliquia de José Gregorio Hernández en Italia

Tras agradecer al obispo y a los sacerdotes venezolanos presentes, por su invitación a participar en la celebración eucarística, Monseñor Peña Parra pronunicó su homilía en la que destacó el inicio del Adviento acompañados por el Beato José Gregorio Hernández:

«Su historia, como sabrán, es sorprendentemente similar a la de San José Moscati, también médico, también amante de Jesucristo y de los pobres. Las vidas de ambos se sitúan más o menos en el mismo periodo histórico, en el cambio de los siglos XIX y XX. Me gusta situar los lazos de afecto y amistad entre Venezuela e Italia en su similitud», dijo el prelado, indicando que en la diócesis de Téramo-Atri hay muchas familias de migrantes en Venezuela, mientras que en los Abruzos ejercen su ministerio varios sacerdotes venezolanos: «esta misma comunidad tiene como párroco a un italo-venezolano», añadió.

En este contexto, Peña Parra recordó que el municipio de Bellante es el primero de Italia en recibir una reliquia del Beato José Gregorio, «en la que vemos reflejada la mejor alma del pueblo venezolano» y reflexionó sobre algunas de las cualidades más importantes del beato:

“Científico, se hizo franciscano; médico, se hizo misionero; rico en talento, quiso ser hermano de los pobres; culto, dio testimonio de Jesús no sólo con palabras, sino con su vida. Nuestro Beato, que acogió al Señor con todo su ser, nos ayuda a entrar en el espíritu del Adviento: nos recuerda que a Jesús hay que buscarlo con la vida y en medio de la historia, de manera concreta, sin abstracciones”

Dios nos salva asumiendo nuestra humanidad

Asimismo, el Sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, hizo hincapié en que el camino del Adviento nos lleva también a buscar al Señor Jesús cada día de la historia, en la vida cotidiana, «porque Dios no ha querido salvarnos manteniéndose a distancia, sino asumiendo nuestra humanidad», haciéndose uno de nosotros, haciéndose carne:

“Y así como el Beato José Gregorio aprendió a amar a Cristo en la carne herida de los enfermos y de los pobres, también nosotros estamos llamados a buscarlo y amarlo en los demás, especialmente en los más necesitados, en los que no tienen nada que darnos. El Señor nos pide que nos comprometamos de manera concreta, entrando en el latido de la vida cotidiana, para impregnarla y transformarla con la gracia que Él nos da”

Por otro lado Monseñor Pena Parra manifestó que cuando nuestra esperanza se frena en medio de las dificultades de la vida, nos ayuda mirar el ejemplo del Beato José Gregorio:

“Nuestro Beato pasó por varias adversidades, pero nunca se rindió. Frente a diversos problemas de salud y otras numerosas dificultades, no se rindió: lo afrontó todo con un espíritu proactivo. Su confianza no estaba en sí mismo y en las circunstancias de la vida, sino en Dios, que nunca abandona, que cumple sus promesas, que no defrauda las expectativas”

No perder la esperanza, Jesús nos dice ¡levántate!

Y precisamente este mensaje de esperanza -continuó explicando el prelado- es oportuno en una época de pandemia y de muchas pruebas a diversos niveles, por lo cual no debemos desanimarnos, porque el Señor está cerca y cumple sus promesas:

“En nuestros exilios, en nuestra soledad, Él viene a decirnos que no estamos solos y que, permaneciendo en Él, nunca quedaremos defraudados. Sin embargo, lo que suele ser problemático es nuestra reacción ante las adversidades de la vida. En las pruebas tendemos a encerrarnos en nosotros mismos, a compadecernos, a mirar al suelo. Hoy el Señor nos pide que hagamos lo contrario: en la gran tribulación, Jesús dice en el Evangelio, «levantaos y levantad la cabeza» (Lc 21,28)”

El Beato José Gregorio nos enseña a «no encerrarnos en nosotros mismos»

Asimismo, el prelado indicó que el Beato José Gregorio nos enseña a no encerrarnos en nosotros mismos, sino a abrirnos a la esperanza de Dios y a los demás, «porque la caridad es la medicina del alma».

«Siguiendo su ejemplo, aprendamos que un pobre, un vecino que sufre, una persona solitaria que quiere un poco de compañía, alguien molesto a quien aguantar, puede ser el camino para salir de nosotros mismos, para liberarnos de nuestras caras largas y de mirar al suelo, para levantar la cabeza y emprender el camino del amor, que es el camino del Cielo», concluyó Monseñor Peña Parra, invitando a todos a recibir al Señor, «que viene con su promesa a través de nuestra voluntad concreta y solidaria de servir y amar».

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
29 de noviembre de 2021

Comentarios