Los cardenales con el Papa para reflexionar sobre la reforma de la Curia

29
Ago
2022

Hoy 29 y mañana 30 de agosto, el encuentro a puertas cerradas en el Aula Nuova del Sínodo para profundizar en aspectos del Praedicate Evangelium, la Constitución Apostólica en vigor desde el 5 de junio. Tres sesiones por la mañana y por la tarde, y luego el martes la misa en San Pedro con los nuevos cardenales. El evento de dos días fue también una oportunidad para profundizar el conocimiento entre los miembros del Colegio de Cardenales

Vaticano. Algo menos de 200 cardenales, de los 226 del Colegio, participarán entre hoy y mañana, 29 y 30 de agosto, en la reunión a puerta cerrada deseada y convocada por el Papa para examinar la Constitución Apostólica Praedicate Evangelium, con la que Francisco reformó la Curia Romana. Esta es probablemente la reunión más grande y más concurrida del Papa con el Colegio de Cardenales. Nunca, en la decena de años de pontificado de Jorge Mario Bergoglio, se había celebrado un encuentro de este tipo, y sólo se había visto una asistencia tan numerosa hace ocho años, cuando el Pontífice convocó el doble Sínodo sobre la familia (2014-15), invitando a unos 180 obispos y cardenales.

Sesiones de trabajo 

Llegados a Roma desde sus países en los últimos días para dar la bienvenida a los 20 nuevos cardenales creados en el Consistorio del 27 de agosto, los cardenales, junto con los Patriarcas de Oriente y los superiores de la Secretaría de Estado, pasarán tres sesiones de trabajo en el Aula Nuova del Sínodo entre la mañana y la tarde, con una pausa para el almuerzo. Para cerrar las dos jornadas, el martes 30 de agosto, a las 17.30 horas, tendrá lugar la misa del Papa en la Basílica de San Pedro con los nuevos cardenales, que Francisco no pudo celebrar ayer, por encontrarse de visita en L’Aquila.

Los participantes -informaron- habían recibido en las últimas semanas una agenda para indicar temas y preguntas sobre diversos aspectos del Documento. Lo debatirán durante todo el día de hoy y mañana por la mañana, en grupos lingüísticos, y luego tendrán momentos de confrontación en la sesión plenaria del Salón.

El anuncio del Papa

Fue en el Regina Coeli del pasado 29 de mayo, el mismo en el que anunció la creación de nuevos cardenales, cuando el Papa Francisco había anunciado su intención de convocar al Sagrado Colegio durante dos días para explicar los contenidos y novedades de la Constitución Apostólica, promulgada el pasado 19 de marzo, casi por sorpresa tras una gestación de casi diez años.

«El lunes y martes 29 y 30 de agosto habrá una reunión de todos los cardenales para reflexionar sobre la nueva Constitución Apostólica Praedicate Evangelium y el sábado 27 de agosto celebraré un Consistorio para la creación de nuevos cardenales».

Novedades e indicaciones del Praedicate Evangelium

El documento entró en vigor el 5 de junio, solemnidad de Pentecostés. El texto recoge y sistematiza muchas de las reformas ya puestas en marcha en los últimos años por el Papa, estudiadas y formuladas por el Consejo de Cardenales, creado por el Papa Francisco en los primeros compases de su pontificado. La Constitución también introduce algunas novedades, empezando por la unificación y el cambio de nombre de varios dicasterios. Pero, sobre todo, el Praedicate Evangelium -como su propio nombre indica- dota a la Curia de una estructura más misionera para que esté cada vez más al servicio de las Iglesias particulares y de la evangelización.  

«Naturaleza misionera»

Y este es precisamente uno de los aspectos principales de la Constitución Apostólica, la clave para entender la reforma, pero también una directriz global para la Iglesia de este tiempo. Aunque se centra en los cambios en la estructura de los dicasterios y oficinas, el Praedicate Evangelium de hecho «amplía» las fronteras de la Curia creando una línea directa con las Conferencias Episcopales y las distintas diócesis de los cinco continentes.

Un puente entre la Curia y los episcopados

«Con la Constitución entre las distintas Iglesias y la Curia hay ahora un espacio de escucha y diálogo», explicó a Vatican News el recién nombrado cardenal Leonardo Steiner, arzobispo de Manaos, en la Amazonia brasileña, en el encuentro del pasado sábado en la Sala de Prensa del Vaticano, unas horas antes del rito del Consistorio. «Ahora ya no se viene a Roma a decir lo que hemos hecho, ahora se viene a aprender, pero la Curia también aprende de otra manera. Se puede percibir mejor quién está al servicio del Santo Padre, al servicio de los obispos, y esto es una esperanza de ser una Iglesia más fraternal donde se escucha, donde se vive y se asume la diversidad cultural», dijo Steiner.

Iglesia en peregrinación

Los temas sobre los que reflexionar son muchos, subrayó el nuevo cardenal Arthur Roche, prefecto del Dicasterio para el Culto Divino: la colaboración entre Curia y episcopados, la presencia de los laicos en funciones de responsabilidad, la «naturaleza misionera» y la «conversión de la Iglesia». Estos dos últimos, en particular, «son elementos muy importantes», dijo el cardenal inglés. «El Praedicate Evangelium no es sólo algo para la reforma de la Curia, sino también para la relación entre todas las conferencias episcopales y la Santa Sede. La misión y la conversión implican a todos en un proceso casi sinodal. Podemos decir que somos una Iglesia que peregrina».

Profundizar en los conocimientos

El encuentro de hoy y mañana servirá también para que los cardenales que actualmente componen el Colegio Cardenalicio, algunos de los cuales proceden de las periferias del mundo y de realidades lejanas, profundicen en su conocimiento. La visión universal que siempre ha caracterizado las elecciones del Papa Francisco para el Colegio, con la representación de países que nunca en su historia habían visto a un cardenal (de Tonga a Brunéi, de Mongolia a Haití, de Bangladesh a Laos a Lesoto), ha hecho que el Colegio esté formado por miembros distantes tanto por su bagaje cultural y su sensibilidad pastoral, como por posiciones geográficas que dificultan que se frecuenten regularmente o que asistan a las reuniones en Roma. La cita con el Papa se convertirá entonces en un espacio de diálogo y profundización «humana», como señaló el arzobispo emérito de Cartagena, el cardenal colombiano Jorge Enrique Jiménez Carvajal: «El Consistorio y el encuentro con el Papa nos ayuda a todos a conocernos un poco, a sentirnos más conscientes y a preparar el futuro».

Prensa CEV
Nota de Vatican News
29 de agosto de 2022

Comentarios