«¡Despierta y Reacciona, es el momento!»: 26 años de la segunda visita de San Juan Pablo II a Venezuela

09
Feb
2022

Caracas.- Hace 26 años, del 09 al 11 de febrero de 1996, el entonces Papa Juan Pablo II visitó Venezuela por segunda vez. En esta oportunidad, el lema nacional para recibirlo fue “Despierta y reacciona, es el momento”, y se concibió como una oportunidad para acercar a los alejados de la Iglesia. Esta visita apostólica ocurrió próxima a la celebración de los quinientos años de la evangelización de Venezuela, a celebrarse en 1998,

El Papa Juan Pablo II arribó al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, el 9 de febrero de 1996, a las 4:30 de la tarde. A su llegada, expresó: “Con sumo gozo vuelvo a Venezuela, la «tierra de gracia» (…) Como peregrino de la Evangelización, vengo a vuestro país para animar a toda la comunidad eclesial, a los hombres y mujeres de buena voluntad, en su empeño de contribuir al crecimiento del Reino de Dios en esta querida y hermosa Nación. Vengo con la confianza de encontrarme con una Iglesia comprometida en llevar a cabo la Nueva Evangelización. Y añadió: “con mi visita, quiero ratificar vuestra decidida voluntad de defender la vida y asegurar la validez actual de la misión del Pueblo de Dios, pueblo de la vida y para la vida”.

Encuentro con los privados de libertad

Según la planificación estipulada, acudió al Retén de Catia, donde se encontró con los reclusos a otorgarles un mensaje de conversión y esperanza, e hizo un llamamiento a las autoridades de justicia para promover un sistema carcelario que respete la dignidad humana. “Quisiera poder detenerme y hablar con cada uno de las vicisitudes que le han traído hasta este lugar. No siendo esto posible, me dirijo a todos vosotros, y también a los que están en las demás cárceles venezolanas, así como a las familias que sufren vuestra separación y esperan el deseado reencuentro”, afirmó Juan Pablo II.

“Conozco las dificultades que sobrelleváis”, continuó diciendo, “pero aún en medio de ellas ha de resonar en vuestras mentes la Palabra del Señor que nos recuerda constantemente que «Dios es amor» (Jn 4, 8) y que cada uno de nosotros es amado siempre por Dios. Os animo a que acojáis la invitación al cambio de vida que el Evangelio, Buena Noticia, propone a cada persona, y a que no os dejéis vencer por el pesimismo o el desaliento”. Agregó que la Iglesia, como intérprete del mensaje de Cristo, “aprecia y anima a quienes os ayudan a que los años de reclusión os sirvan para corregir el propio comportamiento y se favorezca así la reinserción en la sociedad con el compromiso de una vida coherente y honesta”.

Inauguración de la Basílica Menor Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto

El día sábado, 10 de febrero, se dirigió a Guanare a las 8:00 a.m., siendo recibido por el Obispo de la diócesis, Mons. Alejandro Figueroa. El Papa Juan Pablo II, una vez revestido y al iniciar la Santa Misa, se presentó ante la imagen de la Virgen de Coromoto por largo rato, en oración, un gesto de cercanía a la Madre de Dios tal como es venerada en Venezuela.

Durante la homilía, Juan Pablo II manifestó el propio gozo de tener la oportunidad de inaugurar el Santuario Nacional de la Virgen de Coromoto, cuya imagen coronó en su primer viaje y a quien encomendó los venezolanos. “En todo momento, la figura cercana y materna de María ha sido el mejor modelo a imitar y seguir”, indicó el Sumo Pontífice. “Si a lo largo de los siglos se han multiplicado en tantos lugares de la tierra los santuarios marianos, si son tan numerosos en América Latina y también aquí en Venezuela, entre los que destaca éste de Coromoto donde nos reunimos hoy, es precisamente porque para la Iglesia, para todos nosotros, es muy importante el testimonio materno de María sobre Cristo.”.

Agregó que María “acompaña la difusión del Evangelio en todas las naciones”, y que su testimonio tiene una importancia particular para el continuo crecimiento y expansión de la Iglesia. “María es Madre de la Iglesia porque es la Madre de Cristo”. Sobre la inauguración del Santuario Nacional, “lugar de encuentro con Dios de manos de la Madre del Redentor”, afirmó que es “una invitación a revitalizar la fe; a amar a la Iglesia y a la humanidad con el mismo amor de Cristo; a llevar a cabo la nueva evangelización en la línea de las bienaventuranzas, con espíritu de pobreza, mansedumbre, aceptación de los sufrimientos y persecuciones, trabajando por la justicia y la paz; a comprometerse en la edificación de una sociedad más fraterna y solidaria”, por lo que concretó que “en definitiva, es una invitación a la santidad”.

Finalizada la ceremonia, regresó a Caracas, para reunirse en el Teatro Teresa Carreño con los responsables de la vida social, cultural, política y económica. Las palabras de bienvenida de la actividad fueron dirigidas por el entonces Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Ramón Ovidio Pérez Morales, y fue en esta oportunidad cuando el compositor y cantante, Simón Díaz, obsequió un cuatro, instrumento propio de la música venezolana, al Sumo Pontífice.

Encuentro con los «Constructores de la sociedad»

Juan Pablo II se dirigió a quienes se refirió como “constructores de la sociedad”, los responsables de los aspectos de la vida social en Venezuela, asegurándoles que de ellos depende, en gran parte, “la tarea de la construcción de una Venezuela cada vez mejor que, recogiendo lo más precioso del pasado, camine hacia el progreso y el bienestar integral de todos y cada uno de los miembros de la comunidad nacional”. Afirmó que esta nación “ha sido bendecida por Dios con abundantes recursos naturales”, y que “cuenta con una población en su mayoría joven y dinámica; dispone de gente capacitada en muy diversos sectores; su pueblo tiene una religiosidad muy arraigada”.

Ante la situación que vivía el país durante aquella época, expresó que “no se debe olvidar que el proceso de empobrecimiento material conduce muchas veces a un empobrecimiento moral y espiritual de las personas y de los grupos sociales, especialmente de los jóvenes y adolescentes”, y que esta realidad “origina una grave crisis por la ausencia de valores en el campo de la ética, de la justicia, de la convivencia social y del respeto a la vida y dignidad de la persona. Esto, ciertamente preocupante, lleva a la desorientación, provoca desaliento y desesperanza, así como una cierta desconfianza en las instituciones”.

“En esta circunstancia quiero alentar a todos los venezolanos —y particularmente a vosotros que constituís este grupo tan significativo de la vida nacional— e infundir esperanza en la edificación de una sociedad nueva, basada en la cultura de la vida y de la solidaridad, en lo cual consiste, como he dicho en muchas ocasiones, la civilización del amor”. A los dirigentes y constructores de la sociedad venezolana, les alentó a “trabajar decididamente en el campo de la justicia, de la verdad y de la paz, mirando hacia el futuro con optimismo”, y a ser solidarios con el país, con los valores centrados, por encima de todo, en el mandamiento fundamental del amor.

Renovar el compromiso por la Nueva Evangelización

La mañana del domingo 11 de febrero, el Santo Padre celebró la Eucaristía en el aeropuerto de La Carlota, por la Evangelización de los Pueblos. «Celebramos esta Santa Misa en el marco del trienio de preparación al V Centenario de la llegada de la fe cristiana a Venezuela, lo cual nos invita a renovar el compromiso por la Nueva Evangelización que, siendo nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión, conserva la fuerza de su contenido originario», indicó en su homilía.

«Para la tan deseada renovación de la sociedad venezolana y la superación de las crisis y dificultades, es necesario que las personas, los hogares y los diversos sectores de la Nación participen de la fuerza del Evangelio. De ese modo se favorecerá el ambiente propicio para la vivencia de los valores humanos y evangélicos como son la fraternidad, la solidaridad, la justicia y la verdad, tanto en cada uno de los miembros de la sociedad como en la sociedad misma», afirmó el entonces Papa Juan Pablo II.

Jóvenes, testigos valientes de la dignidad de la persona

Más tarde, en Los Próceres, se reunió con jóvenes de todo el país, a quienes manifestó: “El Papa cree en vosotros, porque ha experimentado vuestra insaciable sed de verdad, de paz, de libertad; porque ha sido testigo de vuestra generosa capacidad de servicio, de vuestras ganas de vivir y luchar abriendo horizontes nuevos para la Iglesia y la sociedad”. A su vez, les motivó a ser “testigos valientes de la dignidad de la persona, defensores de la vida humana en todas sus formas y promotores incansables de sus derechos”.

Al culminar la actividad, se trasladó al Aeropuerto de Maiquetía, partiendo a las 6:45 p.m. a Roma. En su despedida, comentó que aunque en esta oportunidad solo visitó Caracas y Guanare, tuvo presentes a todos los venezolanos. “Me voy con la esperanza de que Venezuela, con la ayuda de Dios y el esfuerzo incansable de sus hijos, tiene por delante un futuro mejor (…) Os aliento a un renovado empeño en la vivencia y testimonio de vuestra fe, haciendo de los valores cristianos y éticos, que han configurado vuestro ser como Nación, un factor de cohesión social, de progreso y de paz”.

A continuación, los enlaces a sus discursos y homilías pronunciadas:

09/02/1996-Ceremonia de bienvenida – Aeropuerto de Maiquetía
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1996/february/documents/hf_jp-ii_spe_19960209_welcome-venezuela.html

09/02/1996- Encuentro con privados de libertad en el Retén de Catia
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1996/february/documents/hf_jp-ii_spe_19960209_prison-caracas.html

10/02/1996-Guanare-Inauguración de la Basílica Menor Santuario Nacional Nuestra Señora de Coromoto
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/homilies/1996/documents/hf_jp-ii_hom_19960210_shrine-coromoto.html

10/02/1996-Teatro Teresa Carreño- Encuentro con responsables de la vida social, cultural, política y económica en Venezuela
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1996/february/documents/hf_jp-ii_spe_19960210_caracas-teatro.html

11/02/1996-La Carlota-Santa Misa por la Evangelización de los pueblos
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/homilies/1996/documents/hf_jp-ii_hom_19960211_airport-caracas.html

11/02/1996-Los Próceres, Caracas-Encuentro con los Jóvenes
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1996/february/documents/hf_jp-ii_spe_19960211_youth-venezuela.html

11/02/1996-Aeropuerto de Maiquetía-Ceremonia de Despedida
https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/1996/february/documents/hf_jp-ii_spe_19960211_farewell-venezuela.html

Prensa CEV
09 de febrero de 2022

Comentarios