Cristianos en Siria: “¡Ayúdennos! Aquí no hay futuro”

20
Dic
2021

Vaticano.- Monseñor Nidal Abdel Massih Thomas, Vicario Patriarcal Caldeo de Al Giazira, trabaja en el noreste de Siria, en una región bajo control kurdo. En una entrevista con Vatican News, relata la dramática situación de los cristianos de la zona y su imparable huida en busca de un futuro mejor.

La región de Al Giazira está en el norte de Siria, al este del Éufrates, en la frontera con Turquía, y está controlada en gran medida por las fuerzas kurdas. Casi todos los fieles, los asirios en su mayoría, han abandonado los pueblos cristianos. En las 38 aldeas habitadas por cristianos, hay muchas iglesias, pero debido a la migración, sólo dos siguen activas. De los 21.000 asirios ortodoxos que había en la zona antes de la guerra, hoy sólo quedan 800.

Los orígenes del éxodo 

Este éxodo masivo se explica por un episodio ocurrido hace cuatro años, cuando 150 cristianos fueron secuestrados por los islamistas del Isis. Entre ellos había una familia caldea de cinco miembros. Los terroristas exigieron un rescate después de 15 días, pero como no llegó ningún pago, difundieron un vídeo de la ejecución de tres rehenes. El mismo vídeo mostraba a otros tres rehenes, entre ellos un miembro de la familia caldea, detrás de los tres condenados a muerte, como posibles próximas víctimas. Al rehén caldeo se le pidió que leyera un mensaje dirigido a los líderes de las iglesias cristianas pidiéndoles que pagaran el rescate. El pago se realizó a cambio de la liberación de 146 de los 147 supervivientes. Desgraciadamente, un miembro del Isis retuvo a una mujer que había elegido como esposa y con la que tuvo después dos hijos. Cuando el califato cayó, la mujer tenia la posibilidad de regresar a su casa, lo que no pudo hacer por miedo a ser asesinada por su familia de origen, a pesar de que había sido retenida a la fuerza por el terrorista.

El «negocio» de los secuestros

Después, el 80% de los asirios huyeron al Líbano. Pero ese secuestro no fue el único episodio. «Era un negocio», dice Monseñor Nidal Thomas: «Capturaban cristianos en Hassake y cobraban el dinero del rescate». En aquel momento, explica el sacerdote, ninguna de las partes implicadas y presentes en la región podía proteger a los cristianos, por lo que muchos se marcharon y siguen marchándose en la actualidad.

7 de cada 10 cristianos emigran

Hay muchas partes presentes en la zona: Turquía ocupa una franja de tierra en Siria detrás de la frontera; Hezbolá; algunos soldados franceses; los iraníes; el ejército sirio con sus aliados rusos; y los kurdos, apoyados por las fuerzas estadounidenses presentes en la zona. Son ellos, los kurdos, quienes controlan la extracción de petróleo en la zona. Geográficamente, la región también limita con Irak. También en esta región, Monseñor Thomas informa que algunos grupos cristianos se han aliado con los kurdos, otros con el ejército sirio. Esto hace que la permanencia de los cristianos en la zona sea complicada, ya que siempre pueden ser sospechosos de ser enemigos, por un lado, y ser blanco de ataques. Por ello, si la situación de los cristianos es difícil en toda Siria, lo es aún más en la región de Al-Jazira (la isla, en árabe). Por esta razón, siete de cada diez optaron por marcharse, principalmente los asirios.

Llamamiento a la ayuda internacional

A esto se suma el reclutamiento militar organizado por los kurdos, explica el Prelado, porque necesitan nuevos reclutas, sobre todo jóvenes. Para los que se han quedado, por elección o por fuerza, en esta región donde la guerra no ha terminado, hay una complicación más: la enorme dificultad para recibir el dinero enviado por los familiares que viven en el extranjero. Este dinero es indispensable, dada la falta de trabajo, la crisis económica y la inflación. Por ello, Monseñor Thomas implora el apoyo de todas las personas de buena voluntad: «Todo el mundo debe conocer las condiciones en las que vivimos», dice. Suplican a sus familiares refugiados en el extranjero que les ayuden a huir, porque aquí encuentran dificultades por 

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
20 de diciembre de 2021

Comentarios

Dejenos su comentario