Constituido el Servicio Nacional de Comunión CHARIS en Venezuela

30
Sep
2021

Caracas.- El 29 de septiembre de 2021, fue instaurado el Servicio Nacional de Comunión CHARIS (SNCC) en Venezuela, durante una reunión en modalidad online con la participación de Mons. José Luis Azuaje, Arzobispo de Maracaibo y Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana; Mons. Ramón José Aponte, Obispo de Valle de La Pascua y Asesor de la Renovación Carismática Católica; Mons. José Manuel Romero, Obispo de El Tigre y Vice-asesor de la RCC; la economista María Blanco, Presidente de la RCC y la Dra. María Elena Febres Cordero, Presidente del Consejo Nacional de Laicos.

Durante la reunión, se dieron a conocer los objetivos de CHARIS, su estructura, dimensiones y la historia de su creación. De igual forma, se presentaron las diferentes expresiones carismáticas presentes en Venezuela y se conocieron las acciones ejecutadas para la conformación del Servicio Nacional de Comunión CHARIS en Venezuela, en respuesta a los estatutos del organismo que establecen que en cada país se constituya este servicio para reunir a todas las realidades carismáticas presentes en dicho país, «sin que ninguna de ellas tenga predominio sobre las demás».

Mons. José Luis Azuaje señaló que los distintos servicios, movimientos y apostolados que surgen en la Iglesia, «invitan a la novedad en el Espíritu que quiere hacer las cosas para este tiempo y en función de este tiempo, en proyección al futuro». Manifestó su alegría por lo que el Espíritu Santo impulsa en la Iglesia para unificar dones y carismas desde el servicio. «Los tres servicios que el Papa pide están integrados; no se pueden trabajar a solas, sino de forma integral», afirmó, pues «todo está conectado». Por su parte, Mons. Ramón José Aponte detalló con mayor profundidad los tres elementos que inspiran CHARIS, según la iniciativa del Papa Francisco. Explicó que ellos implican anunciar a todos sin exclusión lo que han conocido por la gracia de Dios. «¡Compartan; no se guarden nada para ustedes!», exhortó el Obispo. Finalmente, la Dra. María Febres Cordero compartió su alegría por la conformación del SNCC, luego del caminar que se ha realizado hasta su instauración, proceso en el que la Dra. Cordero tuvo participación desde el acompañamiento y el compartir de experiencias como Presidente del Consejo Nacional de Laicos.

En tal sentido, la directiva de CHARIS Venezuela quedó establecida de la siguiente manera: María Blanco como Moderadora y Representante de la Red Nacional de la Renovación Carismática Católica; Henry Granados como Representante de las Comunidades de Vida; Daniel Pérez como Representante de las Comunidades de Alianza; Aracelis Henríquez, Representante de las Escuelas de Evangelización; Diácono Emigdio de Jesús Escalona como Representante de los Ministerios y María Andreina López como responsable del área juvenil, quedando por elegir un Asistente Eclesiástico.

CHARIS Venezuela, a partir de la constitución del servicio a nivel nacional, se propone como primer horizonte la sensibilización entre los miembros del equipo, el desarrollo de una campaña comunicacional para dar a conocer este organismo y sus objetivos a nivel nacional y en especial entre las instituciones eclesiásticas y agentes de pastoral; la creación de los estatutos del SNCC en función a los fundamentos internacionales; la recopilación de la base de datos de las Comunidades de Vida y de Alianza, Ministerios y Escuelas de Evangelización presentes en el país, y la proyección de estrategias para el Anuncio del Evangelio, la promoción de la comunión y el servicio a los más necesitados, objetivos principales que ha estipulado el Sumo Pontífice para este organismo.

CHARIS: Compartir la gracia a todos los hermanos

CHARIS es un servicio que nace por iniciativa del Papa Francisco, con el objetivo de unir en comunión a todas las expresiones de la «corriente de gracia»; es decir, quienes vivan la experiencia del «Bautismo en el Espíritu Santo». No se trata de ejercer autoridad sobre las diversas expresiones carismáticas ni alterar los carismas individuales, sino con el único fin de ser un instrumento pastoral al servicio de la Iglesia, pues «la Renovación Carismática no pertenece a sus miembros sino, más bien, a la Iglesia». A través del Dicasterio para Laicos, Familia y Vida de la Santa Sede, se conforma el 8 de diciembre de 2018 y entra en funcionamiento a partir del 9 de junio de 2019 (Solemnidad de Pentecostés), con lo que desaparece la Fraternidad Católica de  Comunidades  Carismáticas  de Alianza (Catholic Fraternity)  y  el  ICCRS (International Catholic Charismatic Renawal Services).

CHARIS es un acróstico en inglés que significa «Catholic Charismatic Renewal International Service», que a su vez significa «gracia» en griego, o gratuidad, haciendo referencia a que la salvación, signo de la gracia, es gratuita, ya que se obtiene no por méritos personales sino porque Dios ha querido la salvación para todos, para que nadie se gloríe en sí mismo sino en Él. Sus estatutos se sostienen en tres pilares claves de su misión: La difusión del Bautismo en el Espíritu Santo, para que sea conocido en toda la Iglesia; La Unidad de los Cristianos, es decir «que sirva a la unidad del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia, comunidad de los creyentes en Jesucristo», destacando sobre todo la riqueza de la diversidad como inspiración del Espíritu Santo que «hace la diversidad más grande con los carismas, pero después hace que estos carismas, en armonía, acaben en unidad»; y finalmente, el Servicio a los desfavorecidos, que no es una novedad pero que anima a quienes se identifican con la corriente carismática, a donar lo que han recibido para servir a otros, pues tal como lo expresó el Papa Francisco, en su discurso para la Inauguración de CHARIS el 8 de junio de 2019, expresó: «Evangelizar es amar. Compartir el amor de Dios por todos. Se pueden crear organismos para evangelizar, se pueden hacer planes pensados y estudiados cuidadosamente, pero si no si no hay amor, si no hay comunidad, no sirven para nada».

Prensa CEV
30 de septiembre de 2021

Comentarios

Dejenos su comentario