Comisión de la Diócesis de Trujillo para la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández promueve virtudes del Médico de los Pobres a través de los medios digitales

08
Abr
2021

Caracas.- La Comisión para la Beatificación del Dr. José Gregorio Hernández de la Diócesis de Trujillo, ha iniciado una campaña a través de las plataformas digitales llamada «Nueve virtudes del Dr. José Gregorio Hernández», en la que destaca aspectos cruciales que hacen del Médico de los Pobres, un ejemplo de humanidad y cristiandad para todos los venezolanos.

La iniciativa que parte de la Diócesis de Trujillo, en la cual nació José Gregorio Hernández, específicamente en Isnotú, contempla diferentes aspectos de su persona en los que cita diferentes referencias a sus virtudes y en las que se destacan palabras pronunciadas por el Médico de los Pobres.

A continuación, puede leer textualmente la primera virtud de esta serie:

Nueve virtudes del Dr. José Gregorio Hernández:

  1. FE EN DIOS.

1.1. De la religiosidad del Dr. José Gregorio Hernández da suficiente crédito el Santo Padre Juan Pablo II cuando declaró solemnemente: «Que consta de las virtudes teologales Fe, Esperanza y Caridad para con Dios y el prójimo, y de las virtudes cardinales Prudencia, Justicia, Templanza, Fortaleza y sus anexas, del Siervo de Dios José Gregorio Hernández en grado heroico, en el caso y para los efectos de que se trata» .

1.2. José Gregorio Hernández desde niño hasta el día de su muerte fue un católico practicante, que cumplía los deberes inherentes a su fe. De tal manera que era una persona profundamente religiosa. De niño escribió sus primeros textos religiosos: “Modo Breve y Fácil para Oír Misa con Devoción” y la “Novena a Nuestra Señora de las Mercedes”, que organizó en un cuadernillo que lo acompañó toda su vida.

1.3. Su religiosidad estaba fundamentada en su espiritualidad y su misticismo. “Mas si alguno opina que esta serenidad, que esta paz interior de que disfruto a pesar de todo, antes que a la filosofía, la debo a la Religión santa que recibí de mis padres, en la cual he vivido y en la que tengo la dulce y firme esperanza de morir: Le responderé que todo es uno”.

1.4. Puso su existencia al servicio de la vida, por eso era médico y por eso sanaba vidas. Creía y obraba en la plenitud de la existencia humana y su asistencia a la misa, la comunión frecuente, las oraciones y, en fin, lo religioso fortalecía en él esa plenitud y esa trascendencia. De allí que su espiritualidad estaba armoniosamente articulada a su actividad como científico, profesor y profesional de la medicina.

1.5. Su mística se manifiesta de muchas maneras, no solo en su capacidad de conmoverse profundamente frente a la creación, en particular la persona humana, que era la razón de ser de su servicio, sino sentir la obra divina en la perfección, la totalidad, en la música, la pintura, la literatura, los oficios, todo lo que el hombre y la naturaleza hacen, incluyendo por supuesto el estudio de las ciencias médicas y el ejercicio cotidiano de su profesión.

1.6. El Dr. José Gregorio Hernández en un ejemplo de armonía y coherencia entre religiosidad, espiritualidad y misticismo, junto a la praxis cotidiana de su existencia como persona. Admiraba a los grandes místicos de la Iglesia como Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, Santa Catalina de Siena, Santa Gertrudis, San Henrique Suso (discípulo del Maestro Eckhart) o la Madre María de Ágreda, tal como la expresa en su libro “Elementos de Filosofía”. José Gregorio Hernández entró en contacto con diversas formas de vivir su espiritualidad, y con la lectura de la vida de los santos y los clásicos libros de la mística católica, entre otros las “Confesiones” de San Agustín, “Las Florecillas” de San Francisco, el “Itinerario de la Mente hacia Dios” de S. Buenaventura y “Noche Oscura del Alma” de San Juan de la Cruz, pasando por las Moradas de Sta. Teresa hasta llegar a los teólogos más modernos que van configurar la espiritualidad de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Prensa CEV
08 de abril de 2021

Comisión de la Diócesis de Trujillo para la Beatificación., @josegregoriohernandezisnotu

Comentarios