Canadá, la pastoral indígena en las iniciativas diocesanas

27
Jul
2022

Vaticano.- En Montreal, la ciudad más poblada de la provincia de Quebec, no hay ninguna reserva indígena. Sin embargo, gracias a la iniciativa de una religiosa de identidad indígena, la hermana Marie-Laure Simon de la Congregación de Notre Dame, se inició un proyecto pastoral para un diálogo y un mejor conocimiento de las culturas y espiritualidad indígena. Un proyecto que continúa hoy de la mano de la Directora de la Pastoral Social diocesana, Louise Royer, con iniciativas como el “St Kateri au centre»

En Montreal, ciudad multicultural enriquecida por la presencia de migrantes de diversas partes del mundo no hay ninguna reserva indígena. En el pasado se pensaba que no era necesaria una pastoral específica como las llamadas “misiones en comunicades indígenas” de Canadá, ni tampoco había un “ministerio específico hacia pueblos indígenas”. 

La pastoral indígena en las iniciativas diocesanas

Tal como narra Louise Royer, directora de la Pastoral Social diocesana de la Diócesis de Montreal, involucrada en las iniciativas diocesanas con las comunidades indígenas,  “tras de la crisis de Oka de 1990 (una disputa de tierras entre un grupo de mohawk y la ciudad de Oka en la provincia de Quebec, durada 78 días ndr.) y, por otra parte, a causa de la urbanización y la presencia indígena en artes, películas y mucho más, muchos abrieron los ojos y vieron que la presencia indígena era también importante en las ciudades como Montreal, y que no iba a desaparecer”.

Así, “una monja de identidad indígena, la hermana Marie-Laure Simon, de la Congregación de Notre Dame, inició un proyecto pastoral para un diálogo y un mejor conocimiento de las culturas y espiritualidad indígena”. Hasta 2019, con el Centro Wampum, la religiosa “realizó un trabajo inmenso con las escuelas, las comunidades cristianas, las organizaciones populares”, una tarea que continuó a lo largo de los años con diversas iniciativas haciendo movilizar la conciencia de la presencia indígena en el lugar.  

En cargo de la pastoral social diocesana desde 2018, Louise Royer acompaña estos pasos con el “St Kateri au centre ville”, Santa Kateri del centro, un grupo animado por Roger Twance, indígena Ojibwé; un apostolado al servicio de la población indígena de Montreal, inspirado en la primera indígena norteamericana en ser declarada Santa de la Iglesia Católica, cuya estatua el Santo Padre bendijo este 25 de julio en la Iglesia del Sagrado Corazón en Edmonton. El apostolado se dedica a la “curación, integridad y resiliencia” buscando “compartir y celebrar los dones del Creador” siguiendo la tradición de identificar Montreal “como lugar de encuentro para todas las naciones, bajo los principios comunes de paz, respeto, compasión y amistad”.

Santa Kateri Tekakwitha, patrona de los indígenas y de la ecología integral

Pero, ¿quién era Santa Kateri? “Santa Kateri tuvo una corta vida a mediados del siglo XVII. Sobrevivió la viruela y se quedó desfigurada y casi ciega; de allí el nombre Tekakwitha. Alcanzó la fe cristiana en su niñez por la predicación de padres jesuitas y la influencia de su mamá, que murió joven. Su interés en la fe comenzó a los 11 años, pero sólo a los 20 fue bautizada. Al año, por su fe, dejó su comunidad en lo que hoy es el estado de Nueva York para llegar al fortín St-Louis, en la orilla sur del río cerca de Montreal, donde los Kanienkeha’ka (que otros llaman Mohawks) fundaron un pueblo católico que hoy es Kahnawake y donde se encuentra el Santuario nacional de Santa Kateri”. Su fiesta es el 17 de abril, fecha de su fallecimiento en 1680. Es patrona de los indígenas norteamericanos y de la ecología integral. La estatua de la santa, presente en casi todas las iglesias de comunidades indígenas, hoy en día, sin embargo, es venerada mayormente “por fieles que no son indígenas, o por indígenas de otras partes del mundo”, explica la responsable de la pastoral diocesana, a causa “de la disminución de la confianza experimentada hacia la iglesia católica”.

Diversas diversas las iniciativas que se han realizado entorno a su figura; entre ellas Louise Royer recuerda “Voix du silence”, una obra de teatro colectiva inspirada en Santa Kateri que se realizó a partir de testimonios de sobrevivientes de las escuelas residenciales para dar a conocer la historia y lanzar el diálogo público.

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
27 de julio de 2022

Comentarios

Dejenos su comentario