13 de septiembre: Colecta especial “Pro Terra Sancta”

11
Sep
2020

Vaticano.- Los donativos que se recogen de todo el mundo, el 13 de septiembre, constituyen la “Colecta para Tierra Santa“, una ayuda que durante siglos ha sido destinada a los cristianos de Oriente Medio. Para esta ocasión, acompañados por el Custodio de Tierra Santa, Fray Francesco Patton, les ofrecemos una edición especial dedicada a la historia y a las actividades de la Custodia, que desde hace más de 800 años lleva adelante su compromiso de apoyar la presencia cristiana en la tierra de Jesús. Puede ver el video especial realizado por el Christian Media Center.

“Preservar la historia, salvar la historia significa salvar la memoria. La nuestra es una época que vive mucho en el presente y, por lo tanto, incluso las personas, las elecciones que hacen las personas, o incluso las comunidades, pueblos y naciones, hoy en día tienden a olvidar su propia historia, a perder sus propias raíces. La memoria, la historia, las raíces son fundamentales” (FRAY FRANCESCO PATTON, ofm – Custodio de Tierra Santa).

Historia, memoria, raíces: las de la Custodia de Tierra Santa se remontan a más de 800 años. Cuando San Francisco de Asís envió a sus frailes a establecer la “Provincia más allá del Mar”. Poco después, ellos mismos recibieron un claro mandato: custodiar – en nombre de la Iglesia Católica – los Lugares Santos, testigos de la vida, muerte y resurrección de Jesús.

Tenemos en nuestros archivos documentos muy valiosos: la bula papal -incluyendo la bula de 1342 con la que el Papa Clemente VI de Aviñón establece, en la práctica, la Custodia de Tierra Santa- pero también la bula anterior. Para nosotros tienen un doble valor: por un lado, se refieren a nuestra historia, por otro tienen un valor muy concreto porque nos permiten documentar nuestra presencia… también cuando, a veces, hay algunas disputas, que requieren la presentación de los documentos que demuestran por qué estamos aquí.

Uno de los momentos clave de esta larga historia está representado por el encuentro de 1219 entre San Francisco y el Sultán de Egipto Al Malek Al Kamel en Damietta, en el Delta del Nilo. A medida que la Quinta Cruzada se extendía por todas partes, este diálogo pacífico entre dos mundos moldeó profundamente el estilo de los frailes de la Custodia.

Las indicaciones que da Francisco son sucesivas al encuentro con el Sultán. Sobre todo, la primera parte en la que dice “no hacer disputas ni controversias” y ponerse al servicio de todos con una clara identidad cristiana, me parece un indicio de que, para nosotros, a lo largo de estos ocho siglos, ha servido realmente de guía.

Las generaciones más jóvenes

La educación y el crecimiento de las nuevas generaciones son algunos de los campos a los que la Custodia de Tierra Santa dedica mayor atención. Es una actividad diaria que tiene lugar en las 15 escuelas que dirige en 5 países, a las que asisten 11.000 estudiantes y 1.100 profesores.

Las escuelas son instrumentos fundamentales para garantizar a la población local la posibilidad de acceder a la formación cristiana -de otro modo imposible de encontrar en esta tierra- pero al mismo tiempo son lugares en los que se vive el encuentro con alumnos y profesores de otras religiones y confesiones cristianas.

Un hogar para los necesitados

 Las piedras y la gente, el aceite y la casa… y la gratitud por la misión de los frailes franciscanos. Si a mediados del siglo pasado la Custodia de Tierra Santa ofrecía “pan y aceite” como ayuda diaria en sus parroquias, hoy, debido a las diferentes necesidades de la población, proporcionar alojamiento o vivienda para una vida digna se ha convertido en un medio para mantener viva la presencia cristiana en Tierra Santa.

La Custodia de Tierra Santa ofrece más de 582 casas en Jerusalén -distribuidas en la ciudad antigua y sus alrededores- y también 72 casas en Belén, que albergan a unas 2.050 personas. Hasta ahora hay más de 700 solicitudes de vivienda, de las cuales al menos 250 son urgentes.

Los frailes franciscanos de Tierra Santa no se limitan sólo a custodiar y conservar las piedras de estos lugares, sino que también se ocupan de las piedras vivas, es decir, de los cristianos del lugar y especialmente de los que se encuentran en condiciones difíciles. Un ejemplo de este compromiso está representado por la Casa da Crianza de Belén, fundada en 2007, que acoge hoy en día a más de 24 niños y adolescentes que se encuentran en condiciones particulares de vulnerabilidad social.

Es un cuidado cariñoso de los franciscanos, que no descuidan ni siquiera a los alumnos con necesidades especiales: son acogidos en las escuelas para que puedan superar sus dificultades y dar una sonrisa a sus rostros.

La pandemia del virus de la Corona no logró impedir la actividad educativa de los franciscanos. A través de la educación a distancia, los profesores pudieron superar las barreras del miedo y gracias a su competencia siguieron dando clases a los alumnos, obteniendo resultados realmente satisfactorios.

Las Escuelas de Tierra Santa cubren todos los niveles escolares, desde el jardín de infantes hasta la educación superior. La mayoría de los estudiantes continúan su carrera escolar en la universidad.

El objetivo es claro: permitir que los cristianos locales estudien en su propia tierra, evitar que decidan mudarse al extranjero para formarse y luego, tal vez, para vivir. Cada año se otorgan un total de 500 becas, mantenidas por dos programas diferentes que cubren todos o parte de los gastos de la escuela. El objetivo son los estudiantes con bajos ingresos familiares que mantienen un alto promedio de notas.

Entre las escuelas hay una, la escuela de música “Magnificat”, que tiene la particularidad de ver juntos a judíos, cristianos y musulmanes. Y esto nos ayuda a comprender aún más el valor que tienen no sólo las escuelas, sino también las artes, porque a través de la música se crea el diálogo y a través de lo que el Papa Juan Pablo II llamó “el camino de la belleza”, “el camino del ‘arte’, se llega a compartir los valores y también a hacer juntos, algo muy hermoso.

Santuarios y peregrinos

Pero la primera y fundamental misión de los franciscanos sigue siendo siempre la misma: custodiar los Lugares Santos. Hay 80 santuarios presentes en las actuales fronteras de Israel, Palestina, Jordania Y Siria.

Desde el Monte Nebo, donde Moisés contempló la Tierra Prometida… a los santuarios de la vida, pasión y muerte de Jesús.

Jerusalén es considerada el corazón de la Tierra Santa. En el Monte de los Olivos, los Santuarios de la Pasión: el llanto o el lamento de Jesús sobre Jerusalén se celebran en la iglesia de Dominus Flevit, que ofrece una de las vistas más significativas de la Ciudad Santa.

Unos metros más abajo, junto al huerto de olivos, está la Basílica de Getsemaní, el lugar de la agonía de Jesús, el Viernes Santo, antes de su arresto.

Dentro de las murallas de Jerusalén, los peregrinos pasan por las XIV estaciones del Vía Crucis. Una práctica iniciada por los franciscanos en el 1600 y repetida cada viernes hasta hoy.

Pero para los cristianos, Jerusalén tiene un corazón: la Basílica del Santo Sepulcro, donde están el Calvario y la Tumba de Cristo.

La Basílica abre muy temprano a las 4 de la mañana: las tres comunidades cristianas responsables de ella – la católica o latina, representada por los frailes franciscanos, la greco-ortodoxa y la armenia – abren juntas sus grandes puertas: día y noche celebran alternativamente en las diferentes partes de la iglesia y en los espacios comunes como la Tumba y el Calvario.

Sin embargo, después de años de crecimiento muy fuerte, en 2020 el número de peregrinos fue cero debido a la propagación del Coronavirus y el consiguiente cierre de las fronteras: no hay más grupos en toda Tierra Santa, ya no hay largas filas para acceder a los santuarios, que durante mucho tiempo permanecieron cerrados a los fieles y que ahora aparecen casi vacíos… así como las calles de las ciudades.

Pagando las consecuencias de la pandemia está también la red de “Casas Nuevas”, que son gestionadas por la Custodia, creadas precisamente para acoger a un número de peregrinos que ha seguido creciendo en las últimas décadas.

Prensa CEV
Nota de prensa de Vatican News
11 de septiembre de 2020

Dejenos su comentario